CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El presidente Alberto Fernández desalentó la movilización convocada por el titular de la CTEP, Juan Grabois, para la noche de este miércoles frente a la Quinta de Olivos, donde un grupo de policías de la provincia de Buenos Aires reclama un aumento salarial pese al repudio de buena parte del sistema político.

“Agradezco todas las muestras de preocupación y afecto que he recibido. Los problemas debemos afrontarlos y resolverlos en paz y con sensatez. A quienes quieren venir a acompañarme, los abrazo y les pido que no olviden que estamos en pandemia. No potenciemos el riesgo”, publicó Fernández en su cuenta de Twitter.

Las palabras del Presidente llegaron poco después de que el referente de las organizaciones sociales Juan Grabois convocara a una marcha a la Quinta de Olivos por “la paz y la democracia”. El dirigente pidió, a través de una convocatoria por redes sociales, que la gente se acerque “con velas, distancia social y barbijo”.

Alberto Fernández on Twitter

Sin embargo, poco después del pedido de Fernández, Grabois publicó un mensaje en Twitter en el que canceló la movilización: “Por expreso pedido de las máximas autoridades, suspendemos la convocatoria de hoy a las 20hs. Esperamos que las armas y vehículos del gobierno constitucional argentino no se usen para desafiar la democracia”.

Efectivos de la Policía Bonaerense realizaron hoy la tercera jornada consecutiva de protestas en reclamo de aumentos salariales y mejoras laborales, y a la manifestación en el Puente 12 de La Matanza le sumaron una concentración en las puertas de la Quinta Presidencial de Olivos.

En ese marco, trascendió que este jueves podría haber un acuerdo en el marco de una propuesta planteada por el Gobierno provincial en torno al 30 por ciento de actualización de sus haberes.

Alberto Fernández pidió "no potenciar el riesgo" y organizaciones sociales cancelaron la movilización hacia la Quinta de Olivos

Pese a la promesa de un inminente anuncio de una suba de haberes para los uniformados, se vivieron momentos de tensión en ambos epicentros de las protestas. En La Matanza, un efectivo de la Policía Bonaerense permaneció unas dos horas trepado a una antena de comunicaciones a unos 20 metros de altura, desde donde amenazó con arrojarse al vacío por la falta de respuestas al reclamo, hasta que un compañero subió hasta el mismo lugar y convenció al agente de deponer esa actitud.

En tanto, en Olivos, donde una veintena de patrulleros rodearon la residencia presidencial, hubo corridas luego de que un hombre se acercara a cuestionar la medida de fuerza de los uniformados.

Fuente: Infobae