Marina Barrera, congresal nacional del PJ de Chubut y expresidenta comunal de Las Plumas, aseguró que es necesario “reconocer” que en la provincia “hay una receta aplicada hace muchos años que no funcionó”. Agregó que esa receta “menosprecia la generación de trabajo genuino”, y que “no es posible esperar distintos resultados” aplicándola.

Barrera publicó en su cuenta de Facebook un pronunciamiento que tituló “Rumbo a nuestros orígenes” y en el que hizo una lectura de los resultados de las PASO del 12 de septiembre donde el PJ de Chubut, que lidera el Frente de Todos, tuvo una performance muy por debajo de las expectativas partidarias.

“Luego de cada proceso electoral, sobre todo en elecciones como las PASO con resultados que pocos podrían prever, cada uno de los dirigentes justicialistas intenta exponer una explicación de los resultados”, dijo Barrera.

Agregó que en esa explicación todos están “convencidos en la necesidad de encontrar un diagnóstico acertado que permita elaborar estrategias que mejoren la performance del partido”.

En este sentido consideró que “en momentos sociales críticos como el que vivimos, la primera exigencia es la empatía: ponernos en el lugar del pueblo que está pasando dificultades´”.

Ante ello, añadió, “el PJ no puede, por mandato histórico, ser testigo silencioso e inoperante de la angustia que conmueve primero a los trabajadores, luego a sus hogares y finalmente a nuestra comunidad en su conjunto”.

Complacientes

Y consideró que “para actuar correctamente debemos primero reconocer que en Chubut hay una receta aplicada desde hace años que no funcionó”. Dijo que ha sido “una forma de gobernar que, queriendo ser complaciente con las minorías bullangueras, olvidó representar a las mayorías humildes y silenciosas”.

El PJ debe salir rápidamente de esa zona de confort -continuó- que evita debates y conflictos para levantar nuevamente las banderas que nos vieron nacer en la vida pública, las banderas de la producción, el trabajo y la justicia social”.

“Para ello primero debemos aprender de los errores de los demás, pero también de los nuestros”, prosiguió, y aseguró que “sería necio no reconocer errores propios cuando ciudades de nuestra provincia encabezan el vergonzoso ranking nacional de la desocupación”.

Trabajo y dignidad

En este contexto, y “frente a este drama”, aludió a que “el peronismo tiene la respuesta en el fomento del trabajo y la dignidad humana”.

Y citó a Juan Domingo Perón, que “pronunció el 17 de octubre de 1950 las 20 verdades peronistas que marcaron a fuego nuestra doctrina, algunas de las cuales dicen: ‘No existe para el justicialismo más que una sola clase de hombres: los que trabajan’; y ‘El trabajo es un derecho, que crea dignidad del hombre y es un deber porque es justo que cada uno produzca por lo menos lo que consume””.

Por ello afirmó que “el norte del Partido Justicialista es la dignidad humana, y ello se obtiene mediante la producción y el trabajo”.

Insistió que “en Chubut se aplicó una receta que menosprecia la generación de trabajo genuino, y no es posible esperar distintos resultados aplicando esa misma receta”.

Y concluyó: “Es momento entonces de que el peronismo chubutense vire su rumbo hacia sus orígenes, recupere sus banderas históricas, y sea la alternativa de los excluidos de una provincia que desde hace años sólo ofrece empleo público para unos pocos”.