COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El pasado lunes cerca de las 2 de la madrugada, un grupo comando ingresó a robar al Hotel Lucania Palazzo, ubicado en Moreno y calle Inmigrantes Gallegos y, tras atar de pies y manos a los empleados con alambres, dejándolos en una habitación, robaron una suma de 100 mil pesos. 

Es así que tras cometer el ilícito, el grupo de delincuentes escapó, siendo varias horas después encontradas las víctimas por otro empleado e informado lo que había pasado a personal policial.

En diálogo con diario Crónica, el fiscal a cargo de la causa por guardia, Héctor Iturrioz, detalló que “una mujer fue la que se comunicó por teléfono para hacer la reserva y un hombre ingresó por el frente a cara descubierta, cuando abrieron el estacionamiento para que entrara la camioneta redujeron al personal de seguridad y empleados". 

"Al menos dos estaban armados y utilizaban pasamontañas", dijo y añadió que “cuatro hombres habrían cometido el ilícito pero una mujer era quien a través de un handy se comunicaba y les indicaba hacia dónde ir, sabían moverse muy bien dentro del hotel, lo estudiaron”.

Indicó que si bien desde el hotel no tienen sospechas sobre quién podría haber orquestado el golpe comando, la investigación indicaría que hubo un entregador o bien una de las personas conocía en detalle los movimientos del hotel por la mecánica del hecho.

Además, aseguró que uno de los autores estaría identificado y no sería de Comodoro, razón por la cual se está trabajando con la Brigada de Investigaciones a nivel local pero también de la zona del Valle, ya que la hipótesis apunta que la banda de delincuentes estaría conformada por personas de esta ciudad y localidades vecinas, por lo que se han solicitado varias averiguaciones en Trelew y Rawson.

Se estima que los delincuentes se movilizaban en una camioneta por lo que se está ahondando además en controles, incluso no se descarta que la mujer que se comunicó para hacer la reserva de la habitación haya llamado incluso desde ese lugar, por lo que también se solicitaron informes a las empresas de telefonía para identicar el número desde el cual llamaron y posibles datos al respecto.