Este viernes se concretó en los tribunales penales del barrio Roca la audiencia de control y apertura en contra de Gabriel Mano, imputado por el homicidio del “trapito” Jonathan Garrido ocurrido el 19 de septiembre. El juez penal le otorgó un mes de prisión preventiva.

La fiscal solicitó que se le formalice al imputado el hecho ocurrido el pasado 19 de septiembre cuando cerca de las 20.08 horas, se encontraban en el interior del domicilio, usando el lugar para pernoctar, la víctima Jonathan Garrido y varios amigos. Al lugar llegó el imputado Gabriel Mano en un motorhome, intentó pero no logró entrar a la propiedad, sobre Namuncurá 243, que sería de su propiedad, detalló la fiscal. Al no poder entrar volvió al rodado y alguien le entregó un arma; se escucharon gritos y luego efectuó disparos hacia adentro de la vivienda, uno de los cuales impactó en el cuerpo de Garrido provocando su muerte. El hecho fue calificado provisoriamente como “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” en calidad de “autor” para Mano.

Codina solicitó que se declare legal la detención del imputado ya que la misma fue ordenada por autoridad competente.

Por su parte, el defensor se opuso a la apertura de investigación y manifestó que el motorhome referido por la fiscal no es el de su defendido y que Mano estuvo en un evento de careras en la ciudad de Sarmiento ese día del hecho. Dijo que por la propiedad hay un fideicomiso, que pertenece a otra empresa

Luego, las representantes de fiscalía requirieron la prisión preventiva por tres meses del imputado Mano en base a los elementos de convicción existentes como para tenerlo como probable autor del hecho investigado. Mencionaron la gravedad del hecho y los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación y pidieron el plazo de Ley, 6 meses, de investigación.

El defensor, mientras tanto, se opuso al dictado de la prisión preventiva.

Finalmente, el juez penal resolvió dar por formalizado el hecho en contra del imputado, dándolo por anoticiado del mismo y por asegurada su defensa técnica; otorgando un mes de prisión preventiva y declarando legal la detención de Mano.

Presidió el control Jorge Odorisio, juez penal; por el Ministerio Público Fiscal se hicieron presentes Cecilia Codina, fiscal general y Eve Ponce, procuradora de fiscalía; por su parte la defensa de Mano fue ejercida por Guillermo Iglesias, abogado particular del mismo.