RAWSON (ADNSUR) - La jueza de garantías María Tolomei resolvió la apertura de investigación preparatoria y prisión preventiva por un mes, para un hombre que este martes en el Puerto de Rawson agredió y amenazó a la Policía que había concurrido en función de que se había quitado una tobillera electrónica que tenía colocada por un caso de violencia familiar.    

El domicilio de Raffa fue allanado porque se había quitado la tobillera electrónica que tenía colocada por una prohibición de acercamiento dictada por el Juzgado de Familia por dos casos de violencia de género. Tiene además dos casos que también sigue la Justicia por daños y desobediencia a la autoridad, que culminaron con la colocación de la tobillera electrónica.

La Jueza Maria Tolomei tras escuchar la acusación de la fiscalía y la posición  de la defensa, dispuso otorgar la apertura de investigación por los delitos de daño agravado, desobediencia  y amenazas.

La funcionaria de fiscalía Silvana Lagarrigue pidió la prisión preventiva por el término de un mes por ser “persistente su actitud de no someterse a la Justicia”. Fundamentó su pedido siguiendo además normas internacionales vinculadas con la violencia de género y “expresas instrucciones del procurador general Jorge Miquelarena en función de las circunstancias especiales de la cuarentena por el Covid 19”. 

Dijo que la mujer de Raffa y sus dos hijos de 4 y 7 años de edad “viven aterrados”, a pocas cuadras del domicilio de Raffa en el Puerto de Rawson.

A su turno, la defensora Janet Davies dijo “que en realidad Raffa había llamado varias veces a la Policía por un supuesto mal funcionamiento de la tobillera electrónica y que ello pudo haberlo enojado”. Reconoció que Raffa está en tratamiento por alcoholismo y que “solo quiere ver a sus hijos”. Además indicó que los lugares de detención están sobre poblados y las condiciones no son las adecuadas, también pidió que se tenga presente que el sujeto  tiene 54 años y debería permanecer 14 días aislado. Ofreció que su defendido cumpla con presión domiciliaria, con tobillera electrónica por considerar que la medida es excesiva.

El hecho por el cual Raffa fue detenido ocurrido el día 11 de mayo  aproximadamente a las 19.55 horas, instante en que personal policial de Comisaría Playa recibe un llamado de la Directora General de Acceso a la justicia, Dra. Suquia quien se encuentra a cargo del programa provincial de tobilleras electrónicas, informando que el ciudadano Ernesto Julián Raffa registraba ruptura de su tobillera electrónica. Al hacerse presente personal policial en su domicilio, observó que el Sr. Raffa se encontraba bajo los efectos del alcohol en virtud de presentar dislalia y dificultad en sus coordinaciones motoras no colaborando con personal policial propinándoles insultos y amenazas. En ese contexto, Raffa arroja sobre personal policial la tobillera electrónica que se encontraba cortada, y el dispositivo electrónico el cual estaba sin batería, manifestando “déjenme de joder, váyanse todos que ustedes milicos de mierda para lo único que sirven es para cobrar el sueldo a fin de año”.

Personal policial en el lugar trató de calmarlo no entrando en razón continuando con advertencias hacia los uniformados tales como “yo no voy a salir de acá, no los quiero ver más acá, les voy a tirar un tiro en la frente a todos”.

La calificación legal escogida por la fiscalía de Rawson fue la de daño agravado en concurso ideal con desobediencia en concurso real con amenazas, conforme arts. 45, 54, 55, 184 inc 5, 239 y 149 bis del CP. La investigación estará a cargo de la fiscal general Florencia Gómez.