CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El acosador detenido es un personal trainer de 23 años y el acosado, un chico de 11 años. Ambos se conocían de vista pero nunca habían hablado. Él iba a hacer “fierros” y el nene a jugar al fútbol con sus amigos. El primer contacto fue por Instagram, donde el joven comenzó a seguirlo y le envió varios mensajes con la supuesta intención de entablar una amistad.

El nene nunca le contó a nadie sobre las charlas casuales que mantenían, que continuaron con invitaciones a jugar a la play, propuestas subidas de tono y un pedido de concretar un encuentro. Su padrastro se enteró de casualidad de lo que ocurría. Se hizo pasar el nene y logró que la policía lo detuviera “in fraganti”.

Según detalló Infobae, cuando el hombre hizo la denuncia ante la policía contó que se dio cuenta de lo que estaba pasando cuando a su hijo se le rompió el celular y le pidió prestado el suyo. “A él se le había roto el teléfono el jueves cuando fue a jugar a la pelota con su papá biológico y había estado llorando. Mandamos a arreglar el teléfono y él me pide instalar el Instagram en mi teléfono y yo se lo presto, y vinieron unos amiguitos y estuvieron hablando en la pieza con esta persona que se llama Emanuel Infante, que por suerte está detenido”, relató Diego, quien señaló que tanto él como su mujer conocen todas las claves de las redes sociales del menor.

El nene no había cerrado correctamente la sesión y fue entonces cuando le llegó el aviso de un nuevo mensaje que despertó su preocupación.

“El vienes a la tarde, cuando Thiago se va a pasar el fin de semana con el padre, me entra un mensaje al Instagram. El nombre de usuario es manolete_laureano10. La gente lo tiene que saber porque el barrio está revolucionado con este tema. No es su nombre y apellido porque se esconde detrás de un perfil trucho”, aseguró el denunciante.

“El mensaje decía ´hola cómo estás bebé; tenemos que encontrarnos y un corazón’. Lo que más me llamó la atención es que decía 'necesito que me regales un boxer´. Empiezo a mirar el perfil y me llamó la atención. Ahí veo el gimnasio donde va mi hijastro a jugar al fútbol. Esta persona hacía fierros ahí y tengo entendido que hacía dos meses le pidieron que dejara de ir porque siempre se rodeaba de menores”, relató. 

Alertado, le contó a su mujer y decidieron intervenir para evitar que su hijo fuera víctima de grooming. Fue así como se hicieron pasar por él, aceptaron la invitación y pactaron un horario y un lugar para la supuesta cita.

Personal de brigada de la Policía de la Ciudad, en forma encubierta, montó una guardia en la puerta de la casa del menor hasta que a la hora señalada en el chat del encuentro, el personal trainer se acercó al domicilio, donde permaneció unos minutos como esperando a alguien.

El hombre fue detenido y ante la presencia de testigos se procedió a la identificación y a la requisa de las pertenencias que llevaba en su bolso. Le encontraron tres preservativos y un frasco de Estanozolol 10 miligramos inyectable, un esteroide que además de su efecto anabólico aumenta el impulso sexual en los adultos y ayuda al desarrollo sexual precoz en los varones. El imputado, al momento de la detención, no llevaba consigo ningún teléfono celular.

Del procedimiento también formaron parte personal del Centro de Información Judicial (CIJ) del Ministerio Público Fiscal y especialistas de Delitos Informáticos de la fuerza porteña.
“Thiago siempre estuvo al tanto de todo lo que íbamos a hacer”, dijo Verónica, su mamá. “Las conversaciones iban subiendo de tono. Cada vez era más fuerte. Todo el tiempo le pedía que fuera a la casa a jugar a la play y que mientras jugaban a la play le iba a hacer ciertas cosas”, relató.

El detenido llevaba consigo tres preservativos y un frasco de un esteroide que además de su efecto anabólico aumenta el impulso sexual en los adultos y ayuda al desarrollo sexual precoz en varones
El detenido llevaba consigo tres preservativos y un frasco de un esteroide que además de su efecto anabólico aumenta el impulso sexual en los adultos y ayuda al desarrollo sexual precoz en varones

“Le pido a la gente que se anime y se comunique a denunciar. Yo creo que hay más casos. Cuando hablamos con otros padres y los chicos, nos enteramos que también les regalaba cosas”, concluyó el padrastro del menor.

La causa es investigada por la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas N° 35, a cargo de la Dra. Celsa Ramírez, quien tratará de determinar si se trató de un caso aislado o si el hombre usaba el gimnasio como excusa para conocer menores y seducirlos. No descartan que haya más víctimas.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!