CAPITAL FEDERAL - La ex ministra de Seguridad Patricia Bullrich defendió a Jorge Adolfo Ríos, el jubilado que fue asaltado por un grupo de delincuentes que ingresó a su casa mientras dormía mató a uno de ellos. “Jorge es un jubilado que vive solo, que le entraron a su casa tres veces en la misma noche e intentaron matarlo y se defendió. Es una legítima defensa total”, consideró. "Hay un hartazgo en la sociedad por la inacción de la Justicia que ve que se cuidan los derechos de los delincuentes y no los de ellos”, manifestó por su parte el ministro de seguridad bonaerense, Sergio Berni. 

Jorge Adolfo Ríos dormía en la madrugada del viernes 17 de julio en su casa cuando un grupo de delincuentes ingresó (por tercera vez) a su vivienda y lo golpeó salvajemente para que confesara dónde guardaba dinero. El hombre, de 71 años, extrajo una pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros de su propiedad y efectuó al menos seis disparos. Uno de los delincuentes resultó herido y murió tendido en la calle.

La noticia generó conmoción e indigación entre sus vecinos y reavivó un enorme debate, porque el jubilado fue detenido y procesado por homicidio con exceso de legítima defensa. Ahora se encuentra en prisión domiciliaria, pero es víctima de amenazas y vive con un gran temor. De hecho, sus hijos ya informaron que venderán su casa por esa razón. 

La presidenta del PRO consideró que es inadmisible que en esas circunstancias Ríos haya sido procesado y hoy esté detenido en su domicilio: “Pasó de víctima a victimario, a homicida... Esto para mí es el mundo del revés; esto es lo que tenemos que cambiar en la Argentina, lo dijimos y lo defendimos durante cuatro años. Ahora no se puede volver atrás porque la gente no quiere: si no la protege el Estado, se protege sola, no hay otra”.

“Hay que estar al lado de Jorge, de esa familia, y hay que lograr que la Justicia comprenda los actos y las circunstancias. No es una persona que salía a robar o estaba en la calle haciendo cualquier cosa”, remarcó en diálogo con Luis Novaresio por radio La Red.

"En este caso entraron tres veces en la misma noche a la misma casa; una persona, en esa circunstancia, está convencida de que la van a matar y se defendió. Por eso, si los jueces protegen a los delincuentes y rápidamente se hace una caratula y no se mira la persona y los hechos... Es un combo de desprotección y de incertidumbre”, cuestionó.

“Realmente, creo que la Argentina tiene que encontrar el punto de la Justicia; cuando una persona es agredida y robada en su domicilio, tiene todo el derecho a defenderse de las agresiones y de la posible muerte. Lo que hace es defender su vida como sea”, sumó la exministra. 

En cuanto al rol de la Justicia, señaló que “seguro la Cámara lo va a liberar, y si llega a la Corte (Suprema) lo van a liberar, pero hasta que llegue ese momento van a pasar años...”.

Fuente: Infobae