BUENOS AIRES (ADNSUR) - Según informó la Policía, la cámara de seguridad de un comercio de la zona registró que los tres sospechosos se treparon al portón de la propiedad para ingresar. Sin embargo, la víctima del asalto quedó detenido y será indagado mañana por el fiscal de la causa.

El hecho se registró en la madrugada de este sábado en una casa ubicada en la localidad de Quilmes Oeste, partido del sur del Gran Buenos Aires, donde residía el hombre. Así lo detalló Infobae.

Fuentes policiales informaron que el vecino, mientras dormía en un sillón ubicado en el living de la vivienda, fue atacado por al menos tres ladrones que ingresaron por una puerta que da al patio y comenzaron a golpearlo.

En este momento, el hombre extrajo una pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros de su propiedad y les efectuó al menos seis disparos a los delincuentes, quienes huyeron de inmediato.

Alertados por un llamado al 911, efectivos del Comando Patrullas Quilmes se dirigieron al lugar y encontraron a un joven tendido sobre el asfalto sin vida, con heridas de armas de fuego en el hemitórax izquierdo.

Los agentes recabaron el testimonio de un vecino, que escuchó una discusión y luego dos o más detonaciones, por lo que se asomó a su ventana y observó a un hombre que empuñaba una pistola y que corría hacia una vivienda, ubicada a unos 30 metros.

El dueño de la casa asaltada fue asistido por personal de salud, que constató heridas sangrantes en su cabeza y lesiones visibles en un antebrazo y en el rostro.

El fiscal de la causa, Ariel Rivas, dispuso un allanamiento de urgencia en la casa del hombre, durante el cual efectivos secuestraron el arma de fuego que utilizó, que tenía tres municiones en su interior y nueve cápsulas servidas. Posteriormente ordenó su aprehensión por el delito de “homicidio con exceso en la legítima defensa” y mañana lo indagará en sede judicial.