Este viernes al mediodía el tribunal conformado por Jorge Criado, Martín O’Connor y Jorge Novarino, escuchó los alegatos del fiscal Carlos Díaz Mayer y la Defensora Valeria Ponce. El debate del juicio se centró en la autoría del hecho y el vínculo filial del imputado, Horacio Ancalao con la víctima, Heriberto Ancalao. Finalmente fue declarado autor penalmente responsable al imputado por parricidio.

Finalizada la producción de la totalidad de la prueba testimonial, Díaz Mayer concluyó que el caso que la Fiscalía anticipó al comienzo del debate que probaría, efectivamente quedó acreditado sin margen de duda razonable.

Detalló la prueba pericial relativa al crimen. Analizó la ubicación física y la secuencia de movimientos que debieron realizar víctima e imputado al momento del hecho a la luz de la pericia criminalística, de la autopsia y del relevamiento de la escena del parricidio.

Anticipando los cuestionamientos de la Defensa, el fiscal explicó a los jueces por qué descartó que la autora del crimen hubiera sido la pareja del imputado, a quién este señala como autora. También fundamentó el agravante del vínculo, indicando todas las acciones previas del imputado que dan cuenta del trato a Heriberto como su padre, pese a que este no lo había reconocido.

Ponce contrarrestó el análisis del fiscal, basándose en la declaración del imputado. Ancalao culpó a su pareja de haber apuñalado a Heriberto en el cuello cuando él lo sujetaba en el contexto de una discusión.

También señaló que la certeza del vínculo filial se tuvo recién en el contexto de la investigación con la prueba de ADN, indicando que no existía un trato como padre e hijo ya que su defendido nunca gozó de ninguno de los derechos que le caben en tal calidad.

La defensora pública indicó que la pareja de Ancalao mató a Heriberto por problemas previos económicos y de convivencia. Finalmente solicitó la absolución de su defendido.

El Tribunal declaró autor penalmente responsable al impotado Horacio Ancalao por parricidio.

El hecho

El hombre asesinado tenía 69 años y era no vidente. Fuentes policiales indicaron que en la madrugada del domingo 9 de agosto del 2020 se recibió un pedido de ayuda por parte de una persona que decía que había peleado con su padre y que se encontraba tirado en su casa.

Al llegar al lugar, la policía entrevistó a la esposa de quién realizó el llamado a la comisaría, y confesó que el hombre "se mandó una cagada; lo mató"; y agregó que su pareja  que en ese momento se encontraba en la habitación de la casa, había apuñalado a su padre y lo dejó tirado en la cocina.

A los segundos, hallaron al hombre inmerso en un charco de sangre, se hizo presente una ambulancia del hospital y los médicos constataron que el hombre ya estaba fallecido.

Los efectivos detuvieron al hombre de 48 años, y secuestraron un arma blanca que estaba junto al cuerpo del fallecido.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!