CAPITAL FEDERAL - El ex sacerdote Carlos Eduardo José fue absuelto por la Justicia, luego de haber sido acusado de abusar de una adolescente durante casi una década en un colegio parroquial que dirigía en la localidad bonaerense de Caseros. El fallo del Tribunal Oral Criminal número 2 de San Martín se conoció este martes al mediodía y hubo incidentes en la puerta del tribunal.

"La Iglesia fue cómplice...Los abogados y los jueces son cómplices de un pedófilo. No lo puedo creer, no lo puedo creer", expresaron Mailín la denunciante, y Karen, ambas víctimas de abuso por parte del cura, apunta TN.

Tanto la querella como la fiscalía habían pedido una pena de 20 años de prisión, mientras que la defensa había solicitado la prescripción de la causa o la absolución.

El exsacerdote llegó al juicio imputado por “abuso sexual gravemente ultrajante triplemente agravado” por la denuncia presentada por una estudiante que aseguró haber sido violada por el religioso entre sus 12 y sus 21 años. En tanto, otras dos víctimas esperan todavía la decisión de la Suprema Corte bonaerense para poder impulsar sus propios procesos.

José, de 62 años, se encuentra detenido desde julio de 2017 por haber permanecido prófugo una semana, por lo que la Justicia rechazó sucesivamente los pedidos de excarcelación o arresto domiciliario presentados por su defensa.

"Tenía esperanza de que este tipo no salieran nunca más, porque va a seguir lastimando a más niñas. No puedo creer a los cómplices que lo acompañaron y celebraron el fallo", dijo en diálogo con TN Karen, otra denunciante. Pero en su caso, la causa prescribió y ni siquiera llegó a juicio.

Por su parte, Héctor Silveira, uno de los abogados de Mailín, había adelantado antes de los alegatos que iban a pedir como condena para el excura “un máximo de 20 años, por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante agravado por la condición de sacerdote y ser tutor del colegio”. “Es una vergüenza, nunca se negaron los hechos”, remarcó tras conocer la resolución de la Justicia, que consideró prescripta la causa contra el exsacerdote.

El letrado denunció además que los jueces fueron presionados por miembros de la Iglesia y anticipó que apelarán el fallo. “Las secuelas no prescriben”, remarcó Silveyra. Minutos después de conocida la sentencia, hubo discusiones y algunos incidentes entre el grupo de personas que acompañó a las denunciantes y el entorno del acusado, que celebró la absolución.

Fuente: TN