COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El trágico accidente ocurrió el miércoles 9 de abril de 2013 en una vivienda ubicada en avenida Roca del barrio Pueyrredón. Allí, cerca de las 21 horas, una familia llegó a su casa a bordo de un auto. El nene de 9 años se bajó para abrir el portón corredizo como lo hacía habitualmente, pero de manera sorpresiva, salió de la guía y cayó sobre el pequeño. 

El niño quedó seriamente lesionado y sin signos vitales por lo que el padre, con ayuda de un desconocido, levantó el portón y sacó al menor para ser trasladado de urgencia a una clínica privada, donde pese a los esfuerzos realizados por el personal médico, no pudieron salvarlo.

Tras el hecho, la familia atravesó momentos complicados y fueron contenidos con asistencia psicológica. Además iniciaron una demanda contra la inmobiliaria que les alquiló la vivienda desde el 13 de noviembre de 2012 y contra el propietario por los daños y perjuicios causados. Finalmente la inmobiliaria logró quedar fuera de juicio.

Según destaca Diario Crónica, los padres interpusieron la demanda por tratarse de un hecho evitable, dado que el portón no contaba con las medidas de seguridad suficientes. Luego de un largo litigio y contó con la representación legal del abogado Martín Galindez, recientemente el juez Manuel Horacio Pis Diez dio a conocer la sentencia definitiva, dando lugar en parte a la demanda de la familia damnificada.

"Hago lugar parcialmente a la demanda (contra el propietario del domicilio) en concepto de daño moral a cada uno de los integrantes de la familia, por la pérdida de chance para cada uno de los progenitores porque el niño no podrá asistirlos en la ancianidad, por incapacidad sobreviniente de los padres, por daño emergente y tratamiento psicológico", dice el falló. 

El estudio jurídico que intervino en el caso, refiere que la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) alertó a inicios del presente año, que la primera causa de muerte en niños de 1 a 15 años en el país son por hechos domésticos, como caídas desde la cama, percances de tráfico, intoxicaciones con medicamentos, contactos con electricidad o ahogamientos y otras situaciones dentro del hogar. 

En Argentina estos accidentes presentan una tasa de mortalidad de 11,6 casos por cada 100.000 niños, superior a la de países vecinos como Uruguay y Chile.