La empleada doméstica de Victoria Donda le inició un juicio laboral por $827.518 -más los intereses-, por tenerla en negro durante 10 años, entre 2007 y 2016. Luego de regularizar la situación en 2016, la funcionaria le pagó siempre la misma cifra, de $5.000 mensuales, sin cubrir la deuda anterior ni actualizar ese monto en los siguientes cinco años, hasta que Arminda Banda Oxa se consideró despedida en enero de 2021.

Luego de fracasada la conciliación laboral obligatoria, Banda Oxa y su abogado Osvaldo Barsanti presentaron la denuncia contra la titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), el jueves de la semana pasada, ante el Tribunal de Trabajo para el Personal de Casas Particulares, según el expediente N°2021-79537955, al que este lunes accedió en exclusiva Clarín.

Un detalle que surge de la denuncia presentada por Banda Oxa es que Victoria Analía Donda Pérez no le pagó varios meses, desde marzo de 2020, cuando comenzó a regir el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) decretado por el presidente Alberto Fernández.

"A partir de dicha medida y atento a la falta de prestación de servicios, la empleadora comienza a no abonar mis salarios (ni siquiera la parte que se hallaba registrada por debajo de los salarios mínimos legales), motivo por el cual incrementé mis quejas verbales a fin de solucionar los incumplimientos que me aquejaban", sostuvo Banda Oxa en la denuncia.

El recibo salarial de la empleada doméstica de Victoria Donda, correspondiente a enero del año pasado. Arminda Banda Oxa cobraba "en blanco" $5.000 por 50 horas mensuales. Estaba debajo de la escala salarial mínima oficial.

La empleada doméstica de Victoria Donda le reclama una indemnización de $800 mil 

"Sorprendió la negativa de Donda Pérez a abonar mis insuficientes salarios durante el período de restricciones, toda vez que la demandada no sufrió restricción salarial alguna y, además, contaba con libertades para movilizarse y cancelar mis salarios sin inconveniente alguno, dada su condición de funcionario público", planteó la empleada doméstica.

"Después de ejercer innumerables presiones, en el mes de julio de 2020 la demandada abonó la suma de $10.000, correspondiendo a los meses de abril y mayo", planteó Banda Oxa. Y agregó que luego de ese pago, "intentó convocarme a prestar servicios (a pesar de la prohibición legal imperante), señalando que podía trasladarme en el vehículo oficial que el INADI pone a disposición de la Sra. Donda Pérez, toda vez que se encontraba vedado el acceso al transporte público para mi actividad".

De confirmarse esa exigencia por parte de la funcionaria del INADI, se trataría de una situación que hubiera puesto en peligro a Banda Oxa, ya que por tener más de 60 años era parte del grupo de riesgo de contagio de coronavirus. 

Ante la negativa a violar el ASPO, la empleada doméstica aseguró en su denuncia que la funcionaria del Gobierno no le pagó durante varios meses la mensualidad, hasta que "por las presiones que ejercían los entonces vecinos de la demandada", donde también trabajaba Banda Oxa, abonó "la suma de $21.500", con la que "pretendió cancelar con ese monto los salarios de los meses de junio, julio, agosto, septiembre y octubre de 2020".

"Agotada de tantos incumplimientos y de las dificultades que debía enfrentar a una edad avanzada para poder hacerme de mis ingresos, a lo que cabe agregar la falta de pago de aportes por todo el primer período de la relación laboral en la que me encontré sin registro alguno, decidí intentar jubilarme", dijo Banda Oxa, en su denuncia.

Pero cuando quiso que Victoria Donda regularice su situación previsional por los 10 años en los que había prestado servicios "sin registro alguno", entre 2007 y 2016, la funcionaria se negó y le pidió que renunciara, "a cambio de conseguirme un Plan Social o bien una contratación en el INADI, instituto estatal que ella dirigía" .

"Ante dichos ofrecimientos, que tomaron estado público en el marco de una causa penal que se inició al respecto, decidí formalizar mi reclamo" de regularización del contrato de trabajo, a fines de 2020, "habida cuenta que la empleadora evidentemente jamás iba a satisfacer mis reclamos de modo legítimo", planteó la empleada doméstica.

Victoria Donda rechazó el reclamo y, entonces, Banda Oxa se consideró "injuriada y despedida", el 12 de enero de 2021, situación que también fue rechazada por la funcionaria. 

Ante la falta de acuerdo en la "instancia de conciliación ante el SECLO", la empleada doméstica le inició la semana pasada el juicio laboral, para que se condene a Donda al pago de  $827.518 -más los intereses.

Clarín quiso consultar a Victoria Donda por esta denuncia, pero no obtuvo respuesta.

La empleada doméstica de Victoria Donda también le había iniciado un juicio en sede penal, por el ofrecimiento de un cargo en el INADI o un plan social para conseguir su renuncia, por "negociaciones incompatibles con la función pública y abuso de autoridad". Pero allí Donda fue sobreseída "por inexistencia de delito", ya que el juez Sebastián Casanello entendió que no hubo actos administrativos tendientes a concretar esas ofertas que le realizó la funcionaria a su empleada doméstica.

Habrá que ver cómo sigue el reclamo laboral contra la funcionaria del Gobierno nacional, que fue presentado el jueves pasado en el Tribunal de Trabajo para el Personal de Casas Particulares, con sede en el Ministerio de Trabajo de la Nación. En caso que ese fallo no conforme a las partes, la denuncia podría seguir en apelación -como cámara revisora- ante la Justicia del Trabajo.

Fuente: Clarín