El 8 de octubre de 2019, agentes policiales de Arkansas, Estados Unidos, recibieron una llamada para investigar un "olor sospechoso' que provenía del área de laboratorios científicos de la universidad ubicada en la ciudad de Arkadelphia.

Allí detuvieron a Terry Bateman, de 45 años, y Bradley Rowland, de 40, acusados de producir drogas dentro del campus de la Universidad Estatal de Henderson (HSU).

Finalmente, un jurado declaró inocente a Terry Bateman, a finales de octubre, mientras que el otro acusado, Bradley Rowland, se declaró culpable y fue condenado a 120 días de cárcel y seis años de libertad condicional supervisada.

También se le exigirá que pague a la HSU casi 150.000 dólares en concepto de restitución para compensar los gastos de limpieza y reparación.

Juzgaron a dos profesores que preparaban metanfetaminas en un campus universitario

El acuerdo de los profesores que preparaban metanfetaminas 

Como parte del acuerdo de culpabilidad, Rowland admitió tres cargos: fabricar metanfetamina, utilizar parafernalia para ello y fabricar la sustancia controlada fenilacetona, que suele utilizarse en el último paso para sintetizar metanfetamina.

Tanto Bateman como Rowland se enfrentaban a penas de entre 40 años y cadena perpetua si eran declarados culpables de todos los cargos que se les imputaban.

Antes de sus respectivos juicios, los hombres estaban en libertad bajo fianza y con vigilancia electrónica y tenían prohibido viajar fuera de su condado, según el periódico local Magnolia Reporter.

Durante su juicio, Bateman habría testificado en su propia defensa, afirmando que desconocía que una caja fuerte de su oficina contenía metanfetamina, y aseguró que pertenecía en realidad a Rowland.

En cuanto a la razón por la que había documentos en la oficina de Bateman que contenían fórmulas químicas relacionadas con la producción de metanfetamina, contestó que estos materiales estaban destinados "a ayudar a resolver las preguntas de los estudiantes relacionadas con la serie Breaking Bad".

La serie, que tuvo recientemente su precuela con Better Call Saul, producida por Netflix, trata sobre un profesor de química de una escuela estadounidense que acaba fabricando y distribuyendo metanfetamina para pagar su tratamiento contra el cáncer.

La cadena de noticias, KATV también informó de que Rowland había testificado en contra de Bateman. Durante el juicio aseguró que los dos fabricaban metanfetamina para uso personal y que a veces la fumaban en sus oficinas a altas horas de la noche.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!