COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este viernes se concretó la tercera jornada de juicio contra Daniel "Oso" Jaramillo, por el homicidio de José Luis Martínez, ocurrido el 12 de agosto de 2012. Allí se escuchó la palabra de la última testigo, del imputado, y se procedió a la incorporación de la prueba documental del caso. El tribunal dio por clausurado el debate y el próximo lunes 3 de agosto se harán efectivos los alegatos finales de las partes.

En un primer momento se escuchó al testimonio de una Licenciada en Criminalística, Calgaro, quién realizó una pericia criminalística de la causa, refiriéndose a la mecánica del hecho en base a prueba aportada. Según detalló el Ministerio Público Fiscal, la profesional analizó la trayectoria del disparo teniendo en cuenta la dirección de la lesión en el cuerpo de la víctima, establecida en la autopsia por la médica forense. También el resultado del estudio de ADN a muestras hemáticas levantadas del Toyota Corolla que se corresponden al perfil genético de la víctima, concluyendo que “al momento de recibir el disparo la persona se encontraba por el lateral izquierdo del Toyota Corolla y que el disparo vino desde la izquierda hacia la derecha, de arriba hacia abajo y de adelante hacia atrás”. El “disparo tiene que haber sido desde el interior” de dicho automóvil, concluyó la licenciada.

Seguidamente, el fiscal desistió de dos testimonios, ya que no pudieron ser ubicados y dijo que "ya se escucharon varios testimonios sobre sucesos previos al hecho en Gigante disco”. Asimismo, Cabral se refirió a las convenciones probatorias a las que arribaron las partes y se realizó la incorporación de la prueba documental del caso, tal como los informes de dominio del Registro de Propiedad Automotor de los vehículos implicados en el hecho, y la reproducción parcial del video sobre la audiencia de incidentes, recorrido fotográfico ante un juez penal.

El imputado accedió voluntariamente a declarar negando su participación en el hecho: “ese día sí fui al boliche y hubo una discusión pero no conmigo sino con unos amigos que estaban ahí”. Según detalló el fiscal, lo sacaron del boliche con sus amigos, Argel y Monaldi, le prestó su auto a uno de ellos y el otro lo llevó hasta su casa en Km. 8.

Finalmente, el tribunal dio por clausurado el debate y el próximo lunes 3 de agosto, a las 10.00 horas se concretarán los alegatos finales de las partes.

El debate fue presidido (en forma remota por videoconferencia) por Mariel Suárez, y el tribunal integrado por Alejandro Soñis y Miguel Caviglia, jueces penales; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Adrián Cabral, fiscal general; en tanto que la defensa de Jaramillo fue ejercida por María de los Ángeles Garro, defensora pública.

El homicidio de José Luis Martínez

El crimen ocurrió el 12 de agosto de 2.012, siendo aproximadamente las 06:00 horas en circunstancias en las que José Luis Martínez circulaba a bordo de su vehículo Renault 19 junto a su hijo, Gustavo Martínez, quien se encontraba sentado en el asiento delantero del acompañante, y tres testigos amigos de éste último, sentados en la parte de atrás. Fueron interceptados sobre Avenida Rivadavia cuando circulaban en dirección este/oeste pasando la intersección por la calle Los Robles por otro vehículo Toyota Corolla blanco, cuyo conductor, Daniel Ariel Jaramillo, le efectuó al menos un disparo con un arma de fuego, calibre 9 mm., provocándole lesiones a Gabriel Martínez en la zona abdominal, y la rotura del vidrio del acompañante del rodado.

Ante esta circunstancia José Luís Martínez siguió al conductor del rodado Toyota Corolla por avenida Rivadavia hasta pasar calle Martín Fierro y colisionarlo en su parte trasera,  provocando de este modo que el Toyota perdiera su paragolpes trasero, el cual quedó tirado en la calle, y Jaramillo perdió el control del rodado, frenando a la altura 2.900, como así también José Luis Martínez, quien perdió el control del rodado R 19 e impactó contra una palma de luz a la altura 3.119, quedando detenidos en el lugar.

Inmediatamente, José Luís Martínez, descendió del rodado y se dirigió hacia atrás, lugar donde se encontraba el rodado Toyota conducido por Daniel “Oso” Jaramillo, quien desde el interior del rodado y con claras intenciones de matar efectuó un disparo de arma de fuego contra José Luís Martínez, provocando su muerte minutos más tarde en el Hospital Regional por ‘paro cardio-respiratorio traumático provocado por un shock hemorrágico’”.