NEUQUÉN (ADNSUR) - Un hombre fue intervenido quirúrgicamente en un hospital de la ciudad de Neuquén para sacarse dos tumores alojados en el área de la columna vertebral, pero le extirparon por error un riñón sano. Tras la cirugía, realizada poco antes de Año Nuevo, el paciente denunció que le robaron el órgano, mientras que en el centro de salud aseguran que fue "descartado" por una equivocación.

El hombre, identificado como Juan González, explicó que la intervención en el hospital Heller de esa ciudad tenía como finalidad quitar dos tumores cancerígenos. Aclaró asimismo que los estudios previos demostraron que sus riñones no estaban afectados.

Luego de la cirugía, el paciente radicó la denuncia correspondiente en una comisaría local con la idea de recuperar lo que le fue sacado. Mientras tanto en la institución los directivos dieron curso a una investigación sumarial para determinar paso a paso por qué el riñón fue considerado un residuo patógeno y no una muestra a ser analizada posteriormente.

“Se iba a sacar un tumor cancerígeno que estaba alojado entre la columna y el riñón, otro tumor está alojado en el pulmón. Cuando voy a la operación no me sacan ninguno de los tumores y me sacan el riñón. Hay documentación que dice que los riñones estaban perfectamente”, señaló González.

De acuerdo al paciente, los médicos le explicaron que quitaron el riñón porque “supuestamente molestaba para sacar el tumor”, pero remarcó que  “hay documentación, certificados de médicos que dicen que los riñones estaban perfectamente" e insistió en que "el riñón en el momento de sacarlo me lo robaron, no sé dónde está, nunca apareció".  

González dudó de que le hayan sacado los tumores y explicó que producto de la fallida operación su condición se agravó. Ahora debe tomar mayores dosis de calmantes, no puede trabajar y los dolores de todos modos son persistentes, informó Clarín.

Por su parte desde la dirección del centro de salud reconocieron que el órgano, por un error de una persona que ya está identificada, fue descartado.

“Fue un error, era una pieza quirúrgica que debía haber sido resguardada y enviada al laboratorio de Anatomía Patológica del hospital Castro Rendón y por un error grave de quienes manipulan las muestras, la muestra fue descartada”, explicó el director de la institución, Víctor Noli.

“Una persona reconoció haber cometido el error de descartarla, la muestra estaba identificada. Tenía toda la documentación que acompaña habitualmente a las muestras. Esta persona, y esto es motivo de una investigación interna, no advirtió que esto era así”, agregó Noli.

“Más allá de esta situación poco feliz el paciente, tanto lo que fue la intervención quirúrgica, el posoperatorio, las cuestiones técnicas y la evolución ha sido la esperada. Por suerte teníamos acceso a otras fuentes de tejidos y pudimos tomar una biopsia, de las cuales ya tenemos además los resultados y que va a permitir que a este paciente se le encause rápidamente el mejor tratamiento posible”, concluyó el médico.

Desde el ministerio de Salud de la provincia se encuentran investigando el hecho y todavía no hay comunicaciones oficiales. Frente a otras situaciones en las que se generaron rumores o controversias respecto a la ablación de órganos, el Incucai siempre remarcó la transparencia del sistema de donación de órganos en Argentina, auditado y regido por protocolos específicos.