COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Juan Cisnero quedó con prisión preventiva por dos semanas, tras la decisión del juez en la audiencia de control de detención realizada este lunes. Según informó la Fiscalía, es la segunda vez que se le pide la prisión preventiva al hombre, quien fue imputado por desobediencia judicial y violación de domicilio. Juan Eduardo Cisnero (40) fue nuevamente detenido el domingo a la tarde por efectivos de la Seccional Sexta cuando llegó a bordo de una Eco e irrumpió en el domicilio de su ex pareja en la intersección de las calles Código 556 y Raúl Cercós.

El lunes en horas del mediodía se realizó la audiencia de control de detención y apertura de la investigación por un caso de violencia familiar que tiene como imputado a Juan Cisnero. La fiscal solicitó se le formalice el nuevo hecho y se dicte su prisión preventiva por el término de 30 días, en tanto que la defensora requirió su libertad. Finalmente, el juez penal resolvió formalizarle el nuevo hecho y dictar su prisión preventiva por el término de 15 días.

Presidió el acto Miguel Caviglia, juez penal; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Mónica García, fiscal general; en tanto que al defensa de Cisnero fue ejercida por Lilian Bórquez defensora pública. La víctima fue asistida por profesionales del SAVD.

El hecho a investigar ocurrió el domingo, momentos antes de las 09.10 horas cuando el imputado, Juan Eduardo Cisnero, a bordo de su camioneta se hizo presente en el domicilio de su ex pareja, en la calle Raúl Cercos del barrio San Cayetano vulnerando de esta manera una orden de prohibición de acceso y acercamiento a favor de la víctima dispuesta por el Juez penal Caviglia en la audiencia celebrada el pasado 3 de octubre por el término de 30 días. Esto en el marco de una causa de violencia familiar, de la cual quedó personalmente notificado en dicha audiencia.

Ingresó a la vivienda sin la autorización expresa de la víctima. Personal policial de la Seccional Sexta tomó conocimiento del hecho por lo cual se dirigieron al lugar y sorprendieron al imputado en el interior del mismo por lo cual se procedió a su aprehensión en el lugar. El hecho fue calificado provisoriamente como “violación de domicilio en concurso ideal con desobediencia judicial”, en calidad de autor para Cisnero.

La fiscal solicitó que se declare legal su detención ya que la misma fue realizada en flagrancia. Pidió también la prisión preventiva de Cisnero por el término de un mes ya que no es la primera vez que el imputado se encuentra privado de su libertad en un proceso relacionado con desobediencias judiciales, en una causa de violencia familiar. Existe una causa en el Juzgado de Familia. Con la suma de casos que tiene el imputado, existen elementos de convicción suficientes para presuponer su autoría; y que la medida a imponer va a ser de cumplimiento efectivo. Para garantizar la seguridad de la víctima. También existe peligro de entorpecimiento, asimismo por las características graves del hecho y la pena que se espera como resultado del procedimiento.

Se informó que no habrá suspensión de juicio a prueba, se va a tener que llegar al debate, aseguró la fiscal García. También se solicitó la medida de coerción en base al comportamiento del imputado, Cisnero es reincidente en su accionar, ha tenido multa en el Juzgado de Familia, se le ha dictado la prisión preventiva en otro proceso y sigue insistiendo con su accionar en contra de la víctima. Requiriendo por todo ello la prisión preventiva de Cisnero por un mes con igual plazo para concluir con la investigación.

Por su parte, la defensora no formuló objeciones respecto de la legalidad de la detención, como tampoco objetó el hecho descripto por la fiscal y la calificación legal escogida. En virtud de lo declarado por su defendido, que fue llamado por teléfono por la víctima para que concurra a su hogar, la defensa producirá prueba para acreditar dicho llamado. Si se opone al pedido de prisión preventiva, entendiendo que el presente caso no ha habido ninguna agresión por parte de Cisnero a la víctima. “Mi asistido no cuenta con antecedentes penales computables, por lo tanto en caso de recaer condena, nada permite presuponer que la pena supere los tres años de prisión, o que la misma vaya a ser de cumplimiento efectivo”, por todo ello solicitó “la inmediata libertad” de su asistido.

Finalmente, el juez penal resolvió formalizar la apertura de investigación preparatoria en contra de Cisnero, dándolo por anoticiado del hecho que se investiga en su contra y por asegurada su defensa técnica. Dictó su prisión preventiva por 15 días en base al peligro de entorpecimiento y la cantidad de legajos, siete, que tiene acumulados el imputado. La actitud que ha asumido el imputado ha sido reiterada y “no observo la posibilidad de sustituir esta medida de coerción por otra menos gravosa”.