Carlos Ríos tenía 72 años, era jubilado y en la tarde de ayer jueves lo encontraron sin vida sobre su cama, en su casa de Rosario. Fuentes del caso indican que podría tratarse de una asifixia durante un encuentro sexual. 

El hombre estaba atado de pies y manos y con un trapo en la boca. La policía fue alertada por el llamado al 911 de unos vecinos del abuelo. Se acercaron a la calle Garibaldi al 2900 del barrio Alvear en el sur de la mencionada ciudad santafesina y encontraron el cuerpo de Ríos.

Los primeros exámenes de los peritos forenses determinaron que el hombre murió por asfixia por ahogamiento, por lo que su cadáver fue trasladado al Instituto Médico Legal de la Unidad Regional II de Rosario para la autopsia de rigor.

“Se nota en la casa una escena sexual como escenario del crimen”, dijo a la prensa el fiscal de Homicidios Dolosos de turno en Rosario, Adrián Spelta.

El fiscal Adrián Spelta afirmó que “se nota en la casa una escena sexual como escenario del crimen”. Foto: Aire de Santa Fe
El fiscal Adrián Spelta afirmó que “se nota en la casa una escena sexual como escenario del crimen”. Foto: Aire de Santa Fe

El funcionario judicial agregó que los vecinos aseguraron que el hombre recibía visitas de amigos. En este sentido, en la tarde del jueves vieron ingresar a su vivienda a una persona: “Hay una descripción física sobre la que vamos a trabajar”, dijo.

El representante del Ministerio Público consignó además que los peritos forenses estiman como data de la muerte entre dos o tres horas antes del hallazgo del cadáver, “es decir, pasado el mediodía”.

En la vivienda las puertas no estaban forzadas ni faltaban elementos de valor por lo que una de las hipótesis que analizan los investigadores es la de un crimen motivado por razones sexuales, cometido por un conocido de la víctima.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!