CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - La Policía de la Ciudad de Quezón, en Filipinas, detuvo a una joven trans de 28 años por haber intentado usar el baño de mujeres en un shopping.

La víctima de este acto discriminatorio fue Gretchen Custodio Diez, quien fue denunciada por una trabajadora de limpieza que le prohibió el ingreso.

"Todavía tenés pene", argumentó la mujer, que más tarde debió retractarse públicamente por el agravio.

Según informó TN, todo comenzó cuando una trabajadora de maestranza del establecimiento vio que Gretchen caminaba en dirección al baño de damas. Entonces, se paró delante de ella para bloquearle el paso y se negó rotundamente a dejarla avanzar.

La joven trans insistió en que le permitiera entrar al baño pero la mujer mantuvo su postura, pidió que llamaran a la Policía y la condujo hasta el sótano del shopping para separarla del resto de los compradores.

Antes de la llegada de los efectivos, la joven grabó la discusión con su celular frente a otros miembros del staff. "Todavía tenés un pene, no te olvides de eso", le dijo la trabajadora de limpieza en un video de más de 45 minutos que luego publicó en Facebook.

La mujer trans fue esposada y trasladada a una comisaría.

No obstante, ante la repercusión que tuvo su posteo en redes, el shopping se retractó por haberla denunciado y la mujer denunciante se apuró a redactar de puño y letra una carta en la que se disculpó por sus dichos.

 "Quiero pedirle perdón a Gretchen. Espero con estas disculpas que ella me de una segunda oportunidad. Sólo soy un ser humano. No fue mi intención ofenderla. Estoy dispuesta a estudiar los derechos de los LGBT. Eso es todo. Lo lamento. La Policía dijo que Gretchen fue llevada primero a la Estación de Policía N°7 de la Ciudad de Quazón y luego a la División Anti-Crímenes Cibernéticos, porque estaban confundidos sobre cómo tratar el caso, ya que era la primera vez que les pasaba". 

"Fui tratada como una ladrona y arrastrada fuera de un shopping mientras la gente me miraba. No podía entender cómo, en una ciudad que supuestamente defiende la igualdad de género, había una persona que pudiera hablarme de esa forma, como si hubiera cometido un crimen", dijo la mujer denunciada. 

En tanto, el alcalde de Quezón, Joy Belmonte, criticó al establecimiento por haber avalado la conducta de la empleada y aseguró que la ciudad redoblará sus esfuerzos para proteger los derechos de la comunidad LGBT+.