Una mujer de La Plata deberá pagar poco más de 700.000 pesos por haber organizado una reunión prohibida con más 100 personas.

Se trata de una vecina del barrio Los Hornos de la capital bonaerense que no tuvo mejor idea que invitar a su casa a más de un centenar de amigos y conocidos. No solo violó las restricciones vigentes, sino que los amigos que estaban en la fiesta agredieron a los inspectores que llegaron hasta el lugar.

El Juzgado de Faltas N.º 4 de la capital bonaerense decidió imponerle a la acusada una pena económica de 703.420 pesos por incumplir las restricciones y exponer a situaciones de contagio a la población, agredir a los inspectores y ocasionar daños en los móviles comunales, según informaron desde la municipalidad de La Plata.

El evento prohibido ocurrió el 7 de marzo en una vivienda ubicada en la calle 49 bis, entre 153 y 154. Durante la audiencia pública llevada a cabo el pasado 22 de marzo la imputada asumió su responsabilidad, reconociendo que había organizado el evento al cual invitó a más de un centenar de personas.

Deberá pagar una multa de $700.000 por organizar una fiesta clandestina con más de 100 invitados

Un grupo de agentes de la Subsecretaría de Convivencia y Control Ciudadano, advertidos por una serie de denuncias vecinales recibidas a la línea 147, fue hasta el lugar donde constató que en la vivienda indicada se estaba realizando un evento masivo y que se violaban las restricciones estipuladas por las autoridades sanitarias para frenar la propagación del coronavirus.

De esta manera, y por resolución del Juzgado de Faltas, la organizadora y propietaria del inmueble deberá abonar una multa de 2000 módulos, equivalentes a 703.420 pesos, por haber incumplido las normas vigentes relacionadas con la prevención de las enfermedades transmisibles (Art. 45 de la Ordenanza n.º 6147), por hacerlo durante el período de pandemia (Art. 45 bis) y por obstaculizar la tarea de los inspectores en uso de su poder de policía.

Además, en el informe de los inspectores se indicó que durante su operativo en el lugar las personas que salían de la fiesta clandestina les arrojaron piedras, los agredieron y provocaron la rotura del parabrisas de uno de los móviles comunales.