PUERTO MADRYN (ADNSUR) -  En el marco de la investigación en torno al homicidio de la estudiante de Derecho de 25 años, ocurrido el 17 mayo, en los próximos días se conocería el resultado de las muestras de ADN enviadas al Centro Nacional Patagónico, lo que se constituye como una prueba clave que podría reforzar la hipótesis de la Fiscalía, o bien modificar la situación del actual detenido, Dante Doninni, que cumple una prisión preventiva por el curso de cuarenta días.

Los compañeros de Diana Rojas relataron que mantuvieron un encuentro con los familiares de la víctima y que buscaron contenerlos en todo momento, antes de su regreso a Nogoyá, donde fueron recibidos con un masivo apoyo de los habitantes de dicha ciudad.

SU FAMILIA Y AMIGOS JUNTOS

Luego de que la familia de la víctima viajara a Puerto Madryn para recibir el cuerpo de su hija y reunirse con las autoridades de la Fiscalía que llevan adelante la investigación, los padres y hermanos de Diana Rojas se encontraron con compañeros y allegados a ella, con quienes compartieron un afectuoso encuentro en el que recordaron a la estudiante.

El jueves 19 “estuvimos reunidos durante una hora, la madre estaba muy quebrada y con mis amigos nos quedamos charlando con los hermanos y los hicimos reír bastante”, mencionó una de las personas más allegadas a Diana, que cursaba junto a ella la carrera de Derecho. Durante la madrugada del viernes, horas antes de que la familia de la estudiante partiera de regreso a Nogoyá, Entre Ríos, los amigos de la joven volvieron a reunirse con la familia.

“Estuvimos con los padres y los hermanos de Diana y hablamos todo el tiempo de ella, hasta logramos hacer que se rieran, eso fue muy importante porque estábamos preocupados al respecto, pero durante las pocas horas que estuvimos juntos, si bien hubo momentos donde nos poníamos mal, la recordábamos todo el tiempo de la mejor manera”, relató el estudiante y amigo de la víctima.

Al llegar a Nogoyá, ya con el cuerpo de su hija, la familia de Diana Rojas fue recibida por una masiva movilización de vecinos y allegados, que contuvieron a sus padres y hermanos, a la vez que también acompañaron el cortejo fúnebre que despidió a la estudiante, que ya fue enterrada en su ciudad natal.

A LA ESPERA DEL ADN

“No es que no importe lo que nosotros creamos”, comentó uno de los compañeros de la víctima, agregando que “no queremos crear subjetividades y el resto de los compañeros de Diana están muy confiados en el (análisis de) ADN, están esperando cuál va a ser el resultado”.

En dicho contexto, una de las personas que mejor conocía a la estudiante y que mantenía con ella una estrecha relación de amistad, remarcó que “los más íntimos, por nuestra parte, esperamos el ADN pero mantenemos un perfil bajo, a la vez que pedimos que se deje este círculo mediático y político que hay en torno al hecho, y que se centren en que hay una muerte”.

A su vez, el compañero de Diana entendió que “se están diciendo muchas cosas de la vida de Diana y eso lo que hace es alivianar las cosas, lo que vemos es que se quieren tirar el cuerpo de mi amiga para ver quién de la política tiene más problemas, y sea lo que sea, fue un hecho de inseguridad”.

Actualmente, las muestras tomadas del cuerpo de Diana Rojas y del taxista detenido, fueron enviadas para su análisis al CENPAT-CONICET, y los resultados podrían conocerse dentro de los próximos 15 días.

Dentro del material que se envió a analizar se encuentran una serie de manchas halladas en el vehículo conducido por Dante Doninni, las cuales serían presuntamente “hemáticas” y serían cotejadas para determinar si pertenecen a la víctima.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!