CAPITAL FEDERAL- Este lunes el Tribunal de Casación penal bonaerense confirmó las sentencias de los tres condenados por el femicidio de Candela Sol Rodríguez, la niña de 11 años secuestrada y asesinada en 2011 en Hurlingham. Dos de codenados cumplirán prisión perpetua, en tanto que el tercero fue condenado a cuatro años de prisión.

Así lo decidió la Sala IV del máximo tribunal penal bonaerense, integrada por los jueces Ricardo Maidana, Ricardo Borinsky y Fernando Mancini, con lo cual confirmó el fallo condenatorio para los tres imputados que en 2017 fueron juzgados por el Tribunal Oral en lo Criminal 3 de Morón.

Carola Labrador, su madre aseguró este lunes que los hombres condenados como autores del crimen "son degenerados", y dijo que su hija le dio "la fuerza" para luchar "estos nueve años" en reclamo de Justicia.

Se trata de Hugo Elbio Bermúdez (63) y Leonardo Daniel Jara (43), quienes fueron sentenciados a prisión perpetua como coautores del delito de “privación ilegal de la libertad coactiva seguida de muerte” y también Gabriel Fabián Gómez (49) a cuatro años como “partícipe secundario” del hecho.

"Fueron nueve años de lucha. Cuando la encontré tirada a mi hija en el descampado, le prometí que iba a hacer Justicia. Por eso hoy lloro de alegría", dijo Labrador a Télam al enterarse del fallo del Tribunal de Casación bonaerense que confirmó la sentencia del juicio oral.

 

 

La mujer recordó que a su hija "la tiraron como a un perro en una bolsa" en un descampado del partido de Hurlingham y que fue la niña quien le dio "la fuerza para que hoy los acusados tengan perpetua". "Estoy feliz porque después de tantos años se confirmó la perpetua para estos degenerados", agregó.

Por el caso Candela, habrá un segundo juicio en 2021, en el que serán juzgados como “partícipes necesarios” del crimen de la niña el narcotraficante Miguel Angel "Mameluco" Villalba (56), condenado a 27 años de cárcel por una serie de causas por narcotráfico en la villa 9 de Julio de San Martín, el ex policía bonaerense Sergio Chazarreta (52); el sindicado informante policial Héctor "El Topo" Moreyra (50); y el carpintero Néstor Altamirano (59).

Candela fue vista con vida por última vez el 22 de agosto de 2011 cuando esperaba a unas amigas para ir a la reunión del grupo de boy scouts. El 28, la tía de la niña recibió la llamada extorsiva atribuida a Jara, y el 31 del mismo fue encontrado su cuerpo en una bolsa, al costado de la colectora de la Autopista del Oeste, a unas 30 cuadras de su casa.

En los fundamentos de aquella sentencia del 20 de septiembre de 2017, los jueces Diego Bonanno, Raquel Lafourcade y Mariela Moralejo sostuvieron que el móvil de la privación ilegal de la niña fue un "ajuste de cuentas contra el padre (de Candela), por algún ilícito que este cometiera", en referencia a Alfredo Rodríguez, quien al momento del secuestro de su hija cumplía condena por piratería del asfalto.

Fuente: Télam