COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este miércoles se concretó por videoconferencia la audiencia de revisión y ampliación de la imputación por un caso de violencia familiar que tiene como imputado a Jesús Emanuel Caruso. La jueza dictó su prisión preventiva hasta el 3 de julio. 

La fiscal Laura Blanco solicitó que se autorice la ampliación del objeto procesal del caso en base a un nuevo hecho ocurrido el 12 de junio pasado, siendo aproximadamente las 19 hs, cuando el imputado Caruso a bordo de un vehículo se dirigió hasta el domicilio de la víctima, su ex pareja, pasando dos veces por el lugar y vulnerando la prohibición de acercamiento y contacto dispuesto. El imputado posee una tobillera electrónica por lo cual sus movimientos quedaron registrados en el sistema. La fiscal calificó el hecho provisoriamente como “desobediencia a la autoridad”.

El imputado accedió a declarar sosteniendo que él había avisado al Centro de Monitoreo que iba a dirigirse hacia ese lugar para buscar una herramienta.

Por su parte, la defensora se opuso a la ampliación ya que a su entender “no se dan los presupuestos para hacer lugar a ella. No hay dolo de violación de la medida de prohibición de acercamiento ordenada”, solicitando que no se le impute el nuevo hecho.

La jueza seguidamente autorizó la ampliación de la investigación ya que se encuentran reunidos los requerimientos para su autorización, en base al delito de desobediencia a la autoridad en calidad de autor para Caruso.

MEDIDA DE COERCIÓN 

A continuación, la fiscal Blanco requirió “la prisión preventiva del imputado” hasta la finalización de la investigación, en base a la existencia del “peligro de entorpecimiento” de la investigación ya que “todas las medidas sustitutivas anteriores no fueron suficientes”.

Recordó que la escala penal para el concurso de los delitos imputados, lesiones leves agravadas por el vínculo y las de la ampliación de hoy por desobediencia a la autoridad”, va desde los 6 meses a los 5 años de prisión. La fiscal enfatizó en la sumatoria de casos y la reiteración en ellos por parte del imputado. Requiriendo se dicte la prisión preventiva de Caruso por el plazo que resta de la investigación.

En contraposición de la defensora se opuso al dictado de la prisión preventiva ya que a su entender “nos e dan los supuestos que manifiesta la fiscal”. Asegurando que “la medida impuesta” de prohibición de acercamiento “está siendo cumplida. No hay evidencia para sostener que quién está hostigando” a la víctima sea su pupilo, argumentó la defensora.

Finalmente, la jueza penal resolvió dictar la prisión preventiva del imputado hasta el próximo 3 de julio, fecha en la que culmina el plazo de investigación, fundando su decisión en el peligro de entorpecimiento y analizando el caso desde la perspectiva de género. Consideró que no hay otra forma de cautelar el proceso penal, para la averiguación de la verdad y el desarrollo del procedimiento. Por último mencionó la conducta de Caruso reiterativa a pesar de todas las intimaciones que se le han hecho.

La audiencia fue presidida por Mónica García, jueza natural de la causa, por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente María Laura Blanco, fiscal general; en tanto que la defensa del imputado fue ejercida por Lilian Borquez, abogado de la Defensa Pública.