COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este jueves se retomó el juicio por el secuestro y la desaparición de Elvio Ángel Bel, ocurrida en el año 1976. En la jornada declararán la vecina que recibió a Pablo Bel y un cabo de la marina que denunció que se quemaron archivos de la base Zar de Trelew; entre otros.

La primera parte del debate se desarrolló en Rawson dos semanas atrás en el Casino de Oficiales de la Unidad Nº 6. Luego de una semana de actividades, el debate se trasladó al Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia, donde se retomó.

Se prevé que se incorpore más prueba testimonial y declare videoconferencia la vecina que recibió a Pablo Bel, luego de que el bebé haya sido dejado en la casa de Jungblunt en el ’76. También declarará el cabo de la marina que fue testigo de la causa de 2006 por espionaje ilegal en la Base A. Zar y que manifestó se quemaron archivos de la base.

Otras dos personas prestarán declaración en las jornadas previstas a desarrollarse en la ciudad petrolera. Y luego continuarán los alegatos del Ministerio Público Fiscal, la defensa, habrá réplicas y los dos imputados podrán decir sus últimas palabras antes del veredicto, indicó Radio 3.

Los acusados son Tito Nichols y Hernán Álvaro Hermelo, a quienes se les imputa los delitos de privación ilegal de la libertad doblemente agravada por haber sido cometida con amenazas y haber durado más de un mes, además de haber sido cometida como funcionarios públicos.

SECUESTRO Y DESAPARICIÓN

Elvio Ángel Bel era maestro, entrerriano, militante comunista. Fue secuestrado por efectivos militares el 5 de noviembre de 1976, cuando se encontraba en su comercio ubicado en la calle 25 de Mayo junto a su hijo Pablo en brazos, de tan sólo ocho meses.

Bel reconoció a uno de los secuestradores, y el grupo de tareas dejó al bebé con personas desconocidas, junto a una nota -cuentan- que indicaba la dirección de la familia. Fue así como entregaron el niño a su madre y el cuerpo de Ángel nunca apareció.