Luego de la amenaza de bomba que provocó, el pasado jueves 4 de noviembre, que los estadios de fútbol y básquet del Deportivo Madryn sean desalojados, la Justicia allanó en las últimas horas a un barra brava del Club Cipoletti de Río Negro, acusado de ser el autor de la llamada.

El episodio había tenido lugar mientras el equipo chubutense se jugaba el ascenso a la Primera Nacional ante Racing de Córdoba, en Buenos Aires, y había generado preocupación en la entidad de Madryn pese a que tras los trabajos de rigos se confirmó que la alarma era falsa.

Sin embargo, el Ministerio Público Fiscal de la ciudad inició una investigación al respecto, y determinó que el quien había realizado la amenaza había sido un barra brava del club de Río Negro "despechado" por la situación futbolística.

Tras el allanamiento se le secuestró al hombre su teléfono celular y el chip, para ser peritados, y se lo imputó por “intimidación pública”.

El Código Penal, cabe destacar, prevé para estos casos “prisión de dos a seis años, el que, para infundir un temor público o suscitar tumultos o desórdenes, hiciere señales, diere voces de alarma, amenazare con la comisión de un delito de peligro común, o empleare otros medios materiales normalmente idóneos para producir tales efectos”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!