COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR/Escuchá el audio) – Karina Limstron es la mamá de un menor de 15 años que fue asaltado mientras jugaba al básquet con un grupo de amigos en Km.8, tal como anticipó ADNSUR más temprano. El hecho ocurrió este lunes cerca de las 20.20 horas en cercanías del Club Petroquímica de Km.8 cuando “tres chicos los apuntaron con navajas” por lo que “entregaron todo". Los agresores "serían adolescentes”, dijo y pidió mayor seguridad en el barrio.

La madre del menor indicó que su hijo junto a sus amigos “salieron a las 18.30 del colegio y son chicos de 4to año por lo que tienen 15 años. Salían con ropa para ir a básquet; de ahí salieron a las 20:20 aproximadamente. Dejaron sus mochilas en los asientos para jugar un rato más y cuando se dieron vuelta tenían a tres chicos apuntándolos con navajas”.

“Entregaron todo, se quedaron duros y los ladrones se fueron corriendo. Por lo que ellos dicen, serían adolescentes. Fue en la plaza que está en cercanía del Club Petroquímica”, detalló.

Por tal motivo, consideró que “es terrible porque no hay control policial, falta iluminación y los chicos ya no pueden hacer nada. Entregaron todo lo que tenían, y luego vino un muchacho que los conoce. Cuando llegó se chocó con uno de los ladrones, y logró ver a uno. Así que luego los acompañó a los chicos a sus casas y hoy hicimos las denuncias”.

En total, las víctimas fueron seis de los cuales “tres chicos presenciaron el hecho y otros tres salieron corriendo. Esta mañana vine a caminar y me encontré con el guardapolvo de mi hijo lleno de semen y caca entre botellas de vino y cerveza. Es muy lamentable encontrar las cosas así porque uno se siente ultrajado”.

Limstron sostuvo que “no puedo encontrar la mochila con útiles. Son chicos de 15 años, estudian, hacen deporte y respetan a la sociedad. No puede ser que tengamos que tener miedo y agachar la cabeza”.

“Hoy le planteé al comisario ¿cómo puede ser que hay un patrullero custodiando una casa donde no vive nadie cuando debería estar cuidando a la gente?”, sostuvo. Y remarcó que “todo es un desastre porque no hay mantenimiento, seguridad ni obras”.