COMODORO RIVADAVIA  (ADNSUR) -  La explicación para el fuerte incremento del petróleo de los últimos días, ya que el precio parecía estable en la banda de los 65 dólares durante la última semana, fue explicada a partir de la reunión mantenida el jueves por la OPEP y sus aliados, en la que se acordó sostener los recortes de producción durante el próximo mes de abril, con la excepción de Rusia y Kazajistán.

Estos países incrementarán su producción en alrededor de 150.000 barriles diarios, pero la decisión de Arabia Saudita, de sostener su recorte adicional de 1 millón de barriles diarios, alcanza para mantener restringida una oferta que está recortada en unos 7 millones de barriles diarios, desde que se logró el primer acuerdo, en abril del año pasado.

Al alcanzar los 69,34 dólares por barril, el crudo Brent, que se toma como referencia en la Argentina, alcanzó su máximo valor desde hace un año y 2 meses. Precisamente, la banda de los 70 dólares era alcanza en enero del año pasado, luego de los bombardeos de Estados Unidos a Irán. Ese contexto era previo al inicio de la pandemia y resultaba inimaginable que el mundo estaría virtualmente paralizado tres meses después de aquellos primeros días del 2020.

De hecho, las decisiones adoptadas en estos días por la OPEP y sus aliados están más atadas a la incertidumbre que se mantiene en torno al coronavirus: no hay certezas de si podría haber nuevos impacto de paralización del transporte a nivel mundial, como ocurrió en abril del año pasado, por lo que los principales productores mantienen precauciones a la espera de que el precio no baje. Más aún en el caso de Arabia Saudita, que tiene su presupuesto atado a valores cercanos a los 80 dólares, según precisaron diversos analistas consultados por ADNSUR en el último tiempo.

Presión para los combustibles en la Argentina

La suba del barril de petróleo es uno de los factores que presiona sobre los precios de las naftas. Esta semana volvieron a incrementarse los biocombustibles, que se utilizan obligatoriamente en los procesos de refinación en el país, pero desde YPF no hubo movimientos aún para trasladar esa suba a sus precios en surtidor. Otro elemento que incide este mes es la actualización, de carácter trimestral, de los impuestos internos sobre los combustibles.

Sin embargo, se esperan los primeros pasos del santacruceño Pablo González en la presidencia de YPF. Como referente cercano a Cristina Fernández, se especula que la nueva conducción tratará de atenuar las subas para controlar el impacto en la inflación, objetivo planteado por el kirchnerismo para mantener el control de la economía en el año electoral.