COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La crisis petrolera motorizó este miércoles una serie de reuniones del arco político y sindical, aunque no se esperan definiciones inmediatas en cuanto a medidas de prevención para atenuar la caída de precios en el mercado internacional. A nivel nacional, se evalúan dos opciones para amortiguar el impacto, que pasarían por el “barril criollo” o la baja temporal de retenciones, aunque no habrá definiciones en la jornada de hoy.

Tanto el gobernador, Mariano Arcioni, como el intendente Juan Pablo Luque, anunciaron su presencia en un cónclave convocado en Buenos Aires para intentar establecer un paraguas protector frente al derrumbe del mercado petrolero mundial. Ese encuentro, en el que se apunta a reunir a operadoras petroleras en la Casa del Chubut, quedó superpuesto con otra reunión en el ámbito legislativo nacional, para trabajar sobre el ante proyecto de ley de hidrocarburos.

“La reunión de la casa del Chubut va a ser reprogramada”, indicó una fuente del área petrolera provincial ante la consulta del horario de ese encuentro. Por otra parte, Jorge Avila valoró la disposición de los dos mandatarios para activar estos encuentros, pero indicó que en principio asistiría a distintas reuniones previamente acordada con legisladores nacionales y otros referentes, para discutir aspectos del proyecto de ley que impulsa el gobierno nacional.

“Suspendimos el encuentro de la provincia con todas las operadoras, porque sería fuera de tiempo reunirnos con las operadoras sin saber lo que va a establecer la nueva ley”, indicó Avila. “Se va a charlar igualmente en la Casa del Chubut, pero no será algo definitorio ni oficial”.

“Vamos a tratar  de introducir mejoras para las cuencas maduras, porque la mayor parte del proyecto está pensado para Vaca Muerta –confió el dirigente, ante la consulta de esta agencia-. Lo que estamos planteando es que se fije una compensación de 4 dólares por barril, que es el descuento que se hace sobre el petróleo que exporta Chubut. Cuando el barril cae a 45, el nuestro vale 41”. Además de esa penalización, luego se aplican las retenciones sobre exportación.

Entre el barril criollo y la baja de retenciones

Si bien el pedido de la mayoría de las provincias petroleras es para que se restablezca el “barril criollo”, con un precio de referencia para el mercado interno, en el gobierno nacional no habría disponibilidad para avanzar con ese mecanismo, que demandará un esfuerzo adicional a los consumidores de combustibles: el precio interno más alto que el internacional debería solventarse con un combustible más caro que el actual, o bien con una reducción de impuestos que por ahora no se menciona en las mesas de análisis.

Otra alternativa es una suspensión temporal de las retenciones sobre la exportación, al menos mientras el crudo cotice por debajo de 50 dólares, lo que significaría una mejora parcial de los precios internos, de al menos un 8 por ciento.

Vale recordar que aunque las exportaciones involucran principalmente a Chubut y en menor medida al petróleo de Santa Cruz, el gravamen termina restando precios también sobre el mercado interno, por lo que en la práctica es como si todo el mercado pagara retenciones: éste es uno de los motivos por los que el año pasado, la industria petrolera embolsó 800 millones de dólares menos de lo que hubiera facturado con precios internacionales, según un reciente informe de la Secretaría de Energía de la Nación.