COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La urbanización Chacras del Faro reúne elementos de calidad y confort que siguen los más altos estándares de los barrios privados del país, con un plus que sólo puede ofrecer el lugar donde está enclavada. Ubicada en Comodoro Rivadavia, entre el Barrio Don Bosco y Caleta Córdova, entre la Ruta Nº1 y el mar, y a metros del Faro San Jorge, ofrece un escenario inmejorable: amplias vistas al mar, al faro, a la ciudad.

Un amplio horizonte se revela desde cualquier punto de la urbanización, y eso fue justamente una de las premisas que sus diseñadores quisieron mantener. Por eso, los lotes son muy amplios y establecieron un criterio de edificación que permite que cada vivienda esté lo suficientemente separada de sus vecinos como para sentir la tranquilidad y soledad de la Patagonia, pero sabiendo que se es parte de una comunidad donde el respeto por la naturaleza agreste y viva del lugar es una característica fundamental.

UNA FILOSOFIA URBANISTICA ABRAZADA A LO NATURAL

Este concepto único de chacras residenciales (no productivas) contará con un reglamento de convivencia y de construcción, con el fin de mantener la filosofia y armonía con la que se diseñó; esto es: terrenos amplios, construcciones espaciadas e inferiores a los 3 pisos, vegetación natural y autóctona en un amplio porcentaje del lote, con la posibilidad de parquizar el resto si se desea, cercos vivos o integrados al entorno, entre otras cosas.

 

La distribución de los lotes se proyectó para que cada uno tenga una vista única a alguno de los atractivos naturales que la rodean, y se plasmaron en su interior enormes áreas comunes para el disfrute de los vecinos. Respetando el perfil natural del terreno, se cuenta con espacios para actividades físicas y recreativas, paseos y plazas con vegetación natural y otras especies cuidadosamente seleccionadas para que convivan en un ambiente como el de la costa chubutense.

 

Entre estos espacios de uso común, destaca la amplia plaza con caballeriza y el salón de usos múltiples, que contará con fogones, pileta de natación, gimnasio, y otros amenities. Además, como se trata del primer barrio aeronáutico de la Patagonia, cuenta con una pista de aterrizaje para helicópteros y aviones de pequeño porte. Y, por supuesto, estando junto al mar no podía faltar el espacio para los deportes acuáticos, con bajada para embarcaciones, un paseo protegido por los acantilados y acceso a la playa.

 

 

Todos espacios de uso común fueron pensados para satisfacer los requerimientos recreativos de toda la familia, desde senderos para caminatas, zonas para disfrutar unos mates, juegos infantiles y espacios para adolescentes y jóvenes.

Pero la tranquilidad para los habitantes del barrio no la da solamente el impactante paisaje. La urbanización cuenta con un cerco perimetral completo con cámaras de seguridad monitoreadas las 24 hs, y también cámaras en puntos claves del interior del barrio a las que los propios vecinos podrán acceder, y un portal de acceso único controlado permanentemente.

 

 

El proyecto de Chacras del Faro incluye la realización de un Paseo Costero de acceso libre con un cercado de seguridad en el borde del acantilado, lugares de descanso y servicios, separado del área de la urbanización pero de fácil llegada desde esta.

En la página web del emprendimiento (www.chacrasdelfaro.com.ar) se puede encontrar más información de la urbanización. Para recorrer el loteo sólo hay que coordinar una visita por mail a info@chacrasdelfaro.com.ar o por whatsapp al 297 5931430.