El 3-0 del Rnnes en su visita al Lorient quedó como una pequeña anécdota por lo que sucedió minutos después del final del partido.

Luego del encuentro, un jardinero del club local realizaba trabajos sobre el césped del campo de juego cuando fue alcanzado por uno de los focos de luz de estadio, que se desprendió y lo impactó brutalmente. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA