Después de arrebatarle la cima al Barcelona -con 10 triunfos seguidos desde el regreso del fútbol en España-, el equipo de Zinedine Zidane se consagró campeón este jueves en el Alfredo Di Stéfano y levantó el título de la Liga frente al Villarreal.

En el encuentro correspondiente a la penúltima jornada, el Merengue planteó un duelo sin demasiadas sorpresas: la línea defensiva compuesta por los 4 hombres que garantizan solidez, con Mendy y Carvajal desprendiéndose por las bandas; la gestación de juego a cargo de Modric, Kroos y Hazard; y la amenaza constante llamada Karim Benzema.

Además, las noticias que llegaban desde Cataluña llevaban tranquilidad para los protagonistas. El gol del Osasuna a cargo de Arnaiz sorprendía al Barcelona y contribuía en la confianza de los intérpretes de la Casa Blanca. Los de Zizou plantearon el pleito sin tomar demasiados riesgos.

Minutos previos a la pausa de hidratación, una notable asistencia de Modric le permitió al goleador francés festejar el 1 a 0. La potente definición de la estrella gala dejó sin posibilidades al arquero Asenjo y los festejos comenzaron desde temprano en la capital ibérica. Así lo detalló Infobae.

Si bien el golazo de Lionel Messi le daba esperanzas al Culé en el Camp Nou, la victoria parcial de los capitalinos mantenía intacta la ecuación ideada por Zidane: había que ganar para no depender de nada. Y así lo entendieron sus dirigidos.

En el complemento no cambió la esencia del duelo. A los 77, una supuesta infracción a Sergio Ramos fue sancionada con un penal que Benzema cambió por gol para poner el 2-0 a favor del Madrid. Y a los 83 llegaría el descuento de Iborra, de cabeza, que sirvió para imponer una cuota mínima de suspenso en el desenlace.

El árbitro Alejandro Hernández marcó el final y sentenció la coronación de la Casa Blanca. Un campeón deslucido. Opaco. Sin estética, ni producciones maravillosas. Sin embargo, fue el mejor y le alcanzó para quedarse con la Liga con una jornada de anticipación. España volvió a teñirse de blanco después de 3 años. Y ahora buscará extender su hegemonía en la Champions League.