El partido tuvo una tonalidad de amistoso, por el asunto de que hubo poca concurrencia de público y se escuchaba todo el diálogo de los protagonistas. No más de 80 personas asistieron al Estadio Municipal Comodoro de Km. 3. Pero el poco interés que se evidenció en las tribunas, no se trasladó al campo de juego ya que ambos equipos, en la previa, se jugaban cosas importantes y es por eso que el desarrollo fue interesante.

La CAI ocupó mejor el terreno y fue superior desde el inicio ante un Independiente que salió a jugar bruscamente. Con el correr de los minutos fue evolucionando el rendimiento del local y la primera ocasión que produjo sucedió a los 4’ cuando Ruiz capturó un rebote después de un tiro de esquina desde la izquierda. El “Caña” la metió de nuevo al área y le quedó a Leguiza de espaldas al arco. El defensor central giró, le pegó flojo de derecha y el arquero la desvió.

El buen comienzo del equipo comodorense se cristalizó en el resultado a los 18’ con un tiro libre desde el costado derecho que ejecutó Morales. “Chuky” mandó el envío pasado, Leguiza la bajó, Ruiz puso la punta de su botín diestro y el balón ingresó pidiendo permiso. La CAI se puso 1 a 0 y posteriormente el encuentro se ensució bastante. La visita subió la fricción y la aspereza y se afeó el desarrollo. Además, Reynoso, quien trató bien la pelota, salió lesionado a los 35’.

A pesar de la salida del “10”, pasaron dos minutos y el “Azzurro” concretó el segundo gol en una subida de Velázquez por derecha. El “4” trepó en soledad, miró el corazón del área y se la colocó en la frente a Covalschi, quien cabeceó correctamente y festejó el 2 a 0. La CAI justificó su supremacía y encima, en el tiempo cumplido del primer tiempo, Silisqui le entró duro de atrás a Velázquez y vio la tarjeta roja.

El segundo tiempo parecía traer calma para el conjunto de Comodoro por lo que pasó en la etapa inicial y porque ni bien arrancaron se lo perdió Cáceres. Pero, en una jugada intrascendente a los 3’, Ruiz se lo llevó puesto a Pereyra en la línea del área grande y el árbitro Julio cobró penal. Millán, con un derechazo cruzado, lo canjeó por gol e Independiente descontó y le puso presión en el tanteador. Sin embargo, lo ajustado era el resultado debido a que el juego siguió siendo dominado por el local.

Con la excepción de un tiro libre de Millán, quien pateó formidablemente desde tres cuartos, el esférico dio en la parte externa del poste izquierdo y se fue afuera. La CAI sufrió y contestó inmediatamente de la mejor manera porque apareció Orosco, quien reemplazó muy bien a Reynoso y a los 25’ lo habilitó maravillosamente a Vargas por la izquierda. Otegui quedó enganchado y el barilochense definió abajo y al primer palo. Con el 3 a 1 otra vez asomó la tranquilidad.

Pero, tras dos situaciones a favor del local, una de Molina y otra de Velázquez, solamente fueron 12 minutos ya que la CAI se complicó solo de nuevo. Esta vez fue un tiro libre lejano del rudo Antonio Rodríguez, quien le pegó no tan fuerte al medio del arco, la pelota picó, se le hizo incontrolable a Grasso y entró. Error del arquero y otro descuento para Independiente. Esa buena para la visita se opacó enseguida porque Vargas se escapaba solo y Otegui lo agarró desde atrás. La consecuencia de esa falta fue otra amarilla para el “4” y la posterior tarjeta roja.

Tras esa expulsión, once contra nueve, la CAI tuvo otra chance de sentenciarlo a través de una enorme jugada de Vargas y de un toquecito de Molina que contuvo Flores. Pero en la siguiente no hizo el milagro el arquero. Es que Orosco la armó magníficamente de izquierda al medio y lo dejó solo a Molina, quien gambeteó al “1” y puso el 4 a 2 de zurda. De esa forma la CAI superó a un rústico oponente y ahora, consiguiendo los tres puntos en Viedma, se traerá también la clasificación.

Fuente: Crónica