El chubutense se consagró campeón con el Conversano ganando un vibrante partido al Bolzano por 34-32, obteniendo la cuarta Supercopa de Italia de su historia. Gian Valentino Rossetto aportó 5 goles y uno de los penales que le dio el campeonato a su equipo.

En un partido no apto para cardiacos, el Conversano se convirtió campeón desde el punto del penal. Luego de empatarlo en 24 goles, en los 60 minutos de juego, de la mano de su capitán, que sobre el final convirtió para ir al tiempo suplementario. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA