Cristiano Ronaldo vivió un episodio insólito cuando calentaba minutos antes de que comenzara el duelo por la primera fecha de la Champions League entre el Young Boys y el Manchester United. Disparó un pelotazo y le pegó en la cara a un guardia de seguridad que tuvo que ser asistido.

Después de advertir lo que había sucedido, el propio delantero se acercó al lugar en donde el hombre se encontraba recostado en el suelo boca arriba mientras era asistido. Según informó Reuters,  la potencia del disparo lo dejó mareado y por eso tuvo que abandonar su lugar y tomarse unos minutos para recuperarse.

Comprensivo con la situación, Ronaldo abandonó los límites del campo de juego y se apersonó para ver que la situación no fuese tan grave como parecía. Tras saludar al agente de seguridad, constatar que pudiera recuperarse y después de pedir disculpas, el número 7 regresó al césped para unirse a sus compañeros y enfocarse en el duelo.

El Manchester United arranca su camino en la Champions League en su visita al Young Boys por la primera fecha del Grupo F que comparte también con el Atalanta y el Villarreal. El gran refuerzo de los Diablos Rojos es sin dudas CR7 quien regresó al club proveniente de la Juventus para iniciar su segundo ciclo en Old Trafford tras su exitosos paso por la institución entere 2003 y 2009.

Su arranque en la Premier League entusiasmó a los fanáticos ya que marcó dos tantos en la goleada por 4-1 frente al Newcastle. Este martes, Ronaldo no fue menos y a los 13 minutos abrió el marcador en Suiza.