Luego de que en  julio de 2019 el matrimonio de Vicky Xipolitakis y Javier Naselli llegara a su fin en medio de un importante conflicto que incluyó una denuncia por violencia de género, el ex cuñado de la mediática, Cristian, rompió el silencio y pidió "poder ver crecer a mi sobrino”.

En diálogo con Los Ángeles de la Mañana, el hermano del empresario aseguró que "hoy su mundo [el de Javier] pasa por estar tranquilo en su casa", y que "le gustan los caballos, jugar al polo, está con mi mamá, juega al tenis, se encarga de su patio”.

“Lo veo tranquilo y tratando de recuperarse de toda esta situación que ha pasado. Pasó por un mal momento, pero él es un chico muy fuerte. Vivió muchos años en Japón y ahí aprendió una cuestión de ser calmado y afrontar situaciones como las que tuvo que vivir”, agregó.

Respecto a la relación que mantiene con Salvador Uriel, su hijo fruto de la relación que mantuvo con Xipolitakis, explicó que "la última vez que fue a Argentina no lo pudo ver, creo que está con esos trámites para poder verlo y Dios quiera que esa situación se mejore”.

“Yo a Salvador lo vi una vez aquí en Nueva York cuando estaba recién nacido, en la casa de Javier, y después no lo vi más porque ellos decidieron tenerlo allá y todo lo que pasó después pasó muy rápido, y no soy de viajar mucho a Argentina”, sumó.

Por su parte, relató que su madre "lo vio un par de veces y le gustaría verlo más, pero las cosas no se han dado todavía”".

“Lo mejor que le puede pasar a un bebé es poder crecer con el amor de su mamá y su papá. Dios quiera que las dos partes se puedan poner de acuerdo”, agregó previo a opinar sobre la denuncia contra su hermano.

“De eso no quiero opinar. Puedo hablar de mi hermano, que es una persona muy pacífica, tranquila, que siempre se preocupa por su mamá y todos nosotros. Javier desde el primer día, desde muy jovencito fue una persona que se preocupó por los demás”, dijo al respecto.

Y cerró:  “Me dolió mucho por mi mamá, sé todo lo que sufrió en todo eso. Muchas veces la llamaba y la sentía que estaba llorando, estaba mal (...) Espero poder verlo crecer, y que todas estas cosas se solucionen lo antes posible. Ojalá que él, cuando esté creciendo, empiece a sentir más y poder verlo”.