Desde el fin de semana una ola de calor azota el noroeste de Estados Unidos. En el estado de Oregon la cantidad de muertos ya superó el centenar. 

Este miércoles, la oficina del forense del estado dio a conocer una lista actualizada de víctimas fatales, que ya suman 116. Según informó, el más joven tenía 37 años y el más viejo 97.

En el condado de Multnomah, en Portland, donde ocurrieron la mayoría de las muertes, las autoridades dijeron que muchas víctimas no tenían aire acondicionados y murieron a solas.

La gobernadora Kate Brown los instruyó el martes a las agencias estatales que estudien cómo Oregon puede mejorar su respuesta a las emergencias de calor y promulgó reglas para proteger a los trabajadores del calor extremo, luego que un jornalero agrícola se desplomó y murió el 26 de junio en una huerta en St. Paul.

Las temperaturas rompieron récords en una ola de calor de tres días que abarcó Oregon, Washington y la provincia canadiense de Columbia Británica. 

La ola de calor fue causada por lo que los meteorólogos llamaron una cúpula de altas presiones sobre el noroeste y empeorada por el cambio climático causado por la actividad humana, que está haciendo esos fenómenos climáticos extremos más probables e intensos.

Seattle, Portland y muchas otras ciudades rompieron sus récords de calor, con temperaturas en algunos lugares superando los 46º Celsius (115 Fahrenheit).