Una mujer se llevó una extraña sorpresa el pasado fin de semana, luego de que tras sentir que algo se movía a su lado mientras dormía, se encontrara con un gato salvaje en su cama.

El extraño felino, oriundo de África, apareció extrañemente en la ciudad de Atlanta, Georgía, y las autoridades sospechan que podría ser la mascota de algún vecino de la zona, algo que está prohibido en ese estado de los Estados Unidos.

En base a los dichos de la mujer, identificada como Kristine Frank, el felino entró a la casa poco después de que su esposo sacara a su perro, dejando una puerta abierta.

Al ver su presencia la protagonista se retiró lentamente de la habitación para avisarle a su marido lo que ocurría, quien discretamente abrió una puerta que daba al exterior para permitir la salida del animal.

El felino sigue suelto, y en base a los cálculos de la mujer mide casi un metro de largo.