EL BOLSÓN (ADNSUR) - Bruno Pogliano ingreso este lunes a su despacho, luego de estar internado más de un mes por coronavirus, tras ser confirmado su diagnóstico al regresar de un viaje por Europa.

El intendente reconoció que la etapa más difícil fue cada vez que salía positivo el hisopado. “Cada test era un golpe muy duro para mi familia y también para mí”, dijo, al recordar que finalmente la negativización se produjo el 27 de abril, luego de permanecer aislado una semana en su domicilio particular y sin riesgo de contagio.”.

Su primera actividad fue una reunión con los concejales de su partido (Juntos Somos Río Negro), para avanzar en el análisis de las nuevas excepciones dispuestas por el gobierno provincial y habilitar más actividades en el marco de la cuarentena. “Es un día importante para comenzar a tomar las definiciones que esperan nuestros vecinos, seguramente habrá una adhesión a estas medidas”, señaló.

Asimismo, Pogliano aclaró que “Detrás del barbijo seguramente reflejo felicidad, vuelvo con muchas ganas de trabajar y ponerme al frente de todo esta gestión, que fue llevaba adelante con éxito por un equipo enorme de colaboradores que estuvieron en la trinchera”.

En conferencia de prensa,  que replicó Diario Jornada, felicitó a cada uno de los empleados municipales que vienen cumpliendo con los servicios esenciales desde el comienzo de la cuarentena. Y con un notable sentido del humor, y se mostró esperanzado con que abran pronto las peluquerías “porque me hice algunos tijeretazos solo y ahora hay que acomodarlo”.