Un hombre japonés de 59 años fue detenido en las últimas horas acusado de asesinar a sus padres por que lo interrumpían cuando veía animé.

El acusado, identificado como Junji Matsumoto, guardó los cuerpos en una heladera tras cometer el crimen y se dio a la fuga, pero fue detenido poco después por los efectivos policiales.

"Se volvió problemático cuando el cuidado de mis padres siempre interrumpía cuando veía anime. No pude soportarlo, así que los maté", se justificó el hombre.

En base a los reportes el pasado 28 de junio, la policía entró al domicilio ubicado en el distrito Nishi en la ciudad de Fukuoka encontrando los cuerpos dentro del refrigerador, luego de que un familiar se pusiera en contacto con la policía tras perder registro de la situación de las víctimas.

Matsumoto fue detenido poco después, el 5 de julio, en Kyoto. Según la policía, la decisión final la tomó luego de que su padre le pidiera ayuda para ir al baño.