Las autoridades japonesas encontraron en las últimas horas a Julius Ssekitoleko, levantador de pesas del equipo de Uganda para los Juegos Olímpicos que se había escapado días atrás de la Villa Olímpica.

Según detalló el medio Mundo Deportivo, el atleta había escapado dejando un mensaje donde manifestaba su deseo de "permanecer en Japón" para trabajar en ese país y "dejar atrás" las dificultades en su nación de origen.

Tras algunas horas Ssekitoleko fue hallado por la policía en la prefectura de Mie, lugar al que habría llegado tras tomar un tren desde Osaka.

En base a los últimos reportes el deportista volverá a su país y no podrá competir en los Juegos dado que no cumple con los requisitos mínimos para participar de la prueba de halterofilia, según señaló la delegación ugandesa.

El director ejecutivo del comité organizador de Tokio 2020, Yoshiro Muto, afirmó hoy que se trata de un caso "muy confuso" y señaló que los anfitriones estudiarán "posibles sanciones al atleta" una vez se esclarezcan los detalles de lo sucedido, al ser preguntado por el tema en una rueda de prensa.