TRELEW (ADNSUR) - El padre de Mariano La Torre, el piloto del avión que se estrelló en Esquel este martes a la noche dialogó con Radio 3 y destacó que su hijo "Gracias a Dios se está recuperando de un gran accidente". Tras llegar al Hospital de Esquel, Gustavo La Torre aseguró: "No sabemos lo que realmente pasó". Anunció, además, que lo llevarán a Buenos Aires en la tarde de este miércoles pese a que autoridades del Hospital habían manifestado que ni él ni el copiloto "tolerarían un viaje" por el estado de salud en el que se encontraban.

El padre del piloto y fundador de la empresa ND Fly, en su rol de especialista de medicina sanitaria, contó: "Soy el propietario de la firma, hace más de 20 años que hacemos esta tarea; la inicié yo y mi hijo era el comandante del avión”, contó La Torre padre, director médico de la firma aérea.

"No sabemos absolutamente nada de lo que pasó, Mariano era un piloto muy experimentado, tiene más de 3 mil horas de vuelo. A pesar de que tiene 36 años empezó su carrera muy joven”, subrayó La Torre.

“Ya había venido a Esquel un montón de veces; no sabemos que pasó, si hubo una falla del avión o el clima le pudo haber jugado una mala pasada”, añadió y contó que "cuando salieron de Buenos Aires tomaron todos los recaudos; cuando uno va de un aeropuerto “A” a uno “B” se abren aeropuertos alternativos, a la izquierda, derecha, atrás o adelante por si el destino está cerrado”, dijo. 

“En el momento del plan de vuelo la meteorología era óptima, significaba que la visual permitía operar. Pero aparentemente minutos antes de aterrizar se nubló toda la pista, justo estaba en el final del aterrizaje, y no sabemos más nada de que pasó”, reveló.

“Las alternativas eran Bariloche y Neuquén. No me animo a ir al lugar del accidente ni quiero ver el avión”, expresó el padre del piloto de la aeronave. 

Tal como informó ADNSUR, según el informe meteorológico, a las 23 horas había una visibilidad de 100 metros. En el Metar (Informe Meteorológico Aeronáutico de Rutina) aparece como “0100 FG”, y también se destaca la sigla “VV//“ que significa “cielo invisible”. “Cuando está así el aeropuerto no se puede ver para arriba por la niebla”, explicó un piloto a Infobae.