CÓRDOBA (ADNSUR) - Liliana Giménez tenía 44 años y era docente en la provincia de Córdoba. Durante nueve días publicó en Twitter que tenía fiebre de más de 38 grados y que le recetaban paracetamol para bajarla. Le decían que "no calificaba para COVID-19" porque no tenía otros síntomas. El día nueve la internaron y le pusieron un respirador pero ya era tarde. La mujer murió en una clínica privada de La Falda.

Elizabeth Auras, amiga suya, dialogó con A24.com y lamentó: "Era una hermosa persona, esposa de Marcelo y mamá de dos adolescentes; enseñaba en la Cárcel de Mujeres de Córdoba y hacía poco estaba en una escuelita rural cerca de su casa. Amante de las letras y una luchadora que jamás perdió la fe en la humanidad pese a las adversidades", contó. 

Pese al malestar que sentía, Liliana nunca dejó de dar la tarea y corregir a sus alumnos a distancia. El 29 de marzo publicó en un tuit en el que contaba que tenía 38,3 grados de fiebre. Un médico a domicilio le dijo que con la alta temperatura no bastaba para hacer un test de coronavirus, sino que debía reunir mayor sintomatología y al día siguiente escribió: “Estoy complicada; veremos si aparece otro síntoma, no llegué a 39, así que bien”.

Según el portal A24, el 31 de marzo la mujer explicó que la noche anterior había llegado a 39,6 pese a tomar un antifebril.

Pese a ser un posible caso de coronavirus, nunca se activó el protocolo y el médico de su obra social le aumentó la dosis de paracetamol: “Me dice que aumente la dosis, pero que NO VAYA a los centros de salud. No califico para COVID-19”, contó.

El 4 de abril escribió su anteúltimo tuit: "Ocho días de fiebre me llevó a que un médico se acercara. Por tema de coronavirus si tenés fiebre, esperá por otros síntomas y estamos empezando".

Dos días después escribió otro mensaje en la red social, que al final sería el último. Poco después, la mujer murió tras ser asistida con un respirador.

Con tantos días de fiebre, Liliana perdía las fuerzas. Alguien entendió, tarde, que un cuerpo no puede soportar ese malestar sin ser atendido con medicación eficaz. Le diagnosticaron "amigdalitis" pero tampoco le recetaron antibióticos. En su último tuit escribió: "Después de 9 días de agonía por el sistema de salud, finalmente me llevan a internar. Besos a todos.

💚Lilipad💚 on Twitter

Su amiga la despidió a través de las redes sociales sin descartar que se haya tratado de un caso de "mala praxis".

Para cuando llegó a la Clínica Privada La Falda poco se pudo hacer. Los médicos le colocaron el respirador artificial pero la mujer falleció. De comprobarse que padecía coronavirus, no hubo ni test, ni aislamiento obligatorio, incluso de su familia. 

Fuente: A24