Este martes, la confirmación de la muerte de una nena de 12 años por coronavirus en Santa Cruz conmocionó a la comunidad. Se trata de la victima más joven desde el comienzo de la pandemia en la provincia. Había sido diagnosticada con Covid el 22 mayo y fue derivada a Río Gallegos.

En tan solo ocho días el cuadro de la pequeña oriunda de San Julián se complicó y murió en la madrugada del lunes en el Hospital de Río Gallegos, donde había llegado el domingo por la tarde en grave estado en compañía de su mamá, también contagiada y ahora se encuentra cumpliendo el aislamiento en un hotel de la capital santacruceña.

La nena tenía síndrome de down, obesidad severa y cardiopatía congénita, de la que había sido operada. El 22 de mayo, en el hospital de San Julián, le dio positivo el test de coronavirus. Su abuelo la había contagiado unos días antes durante una visita.

Según contó la mamá de la nena, el mismo día que dio positivo la medicaron y la enviaron a su casa, algo que se repitió los días siguientes hasta que el viernes 28 debió ser internada porque su estado era grave. “El día 30 nos piden la derivación, para nosotros un poco tarde. La enviaron en una ambulancia junto con la madre que por supuesto se contagió también”, relataron fuentes del hospital a Clarín.

Y además, indicaron que llegó el domingo por la tarde ya intubada y en la madrugada falleció producto de una miocarditis aguda. "No se pudo hacer nada”, lamentaron al indicar que tenía gran compromiso clínico y pulmonar "Para nosotros fue derivada tardíamente”, agregaron.