Beatriz Porta, es la dueña de la Fábrica de Sándwich Imperial, llegó de muy joven de Gödeken, un pueblo del sur de la provincia de Santa Fe, y trabaja hace más de 30 años en el mismo lugar, "siempre tratando de que todo salga bien", aseguró.

En diálogo con ADNSUR, una de las precursoras de los sándwiches de miga en la ciudad, contó que primero, junto a su marido, tuvieron una panadería, y "después comenzaron a anexar la especialidad en sándwiches", de la que siempre anhelaba llegar a tener. 

"Todos estos años he trabajado mucho, siempre en la esquina de Alvear y Aristóbulo del Valle", contó Beatriz, quien alquila hace más de tres décadas el local ubicado en un lugar clave en la circulación de los comodorenses.

La Fábrica de Sándwich Imperial: La receta de más de 30 años de trabajo en Comodoro

"Empezamos con nada, en los años noventa, fue mucho trabajo, pero hasta el día de hoy, continuamos ", manifestó con gran afecto, al recordar sus comienzos en el rubro.

Actualmente, la fábrica de sándwich cuenta con el trabajo de ocho personas "que ya son familia" en la producción de los mejores sándwiches de Comodoro, junto a la atención de Beatriz y su hija.

Hace 13 años, momento en el que falleció su marido, Beatriz encabeza el negocio. El compañero junto al que soñó este emprendimiento la dejó físicamente pero su espíritu emprendedor la acompaña todos los días, también contó que sufrió la pérdida de su hijo, hace 7 años, pero en su mirada empañada durante el relato, se refleja un camino de lucha y resilicencia.

La Fábrica de Sándwich Imperial: La receta de más de 30 años de trabajo en Comodoro

Ante la consulta sobre los elogios y la elección de la gente de Comodoro, quienes los mencionan como "los mejores", como describe el cartel del local, Beatriz confiesa que "se siente contenta, reconfortada a todo el trabajo de todos estos años".

El trabajo en pandemia

"El primer mes pensé que tenía que cerrar, después fui hablando con el equipo para trabajar menos horas, y la verdad es que empecé a vender otra vez, vendía por la ventana, re cómico, pero pudimos continuar", recordó la dueña.

"Mis clientes son personas que me conocen de siempre y les gusta lo que hago", agradeció Beatriz en un mensaje dedicado a quienes la acompañan desde sus inicios y gracias a quienes sigue firme. 

Con clientela fiel desde hace más de tres décadas, que se acercan desde Puerto Deseado, Sarmiento y alrededores, las puertas del local están abiertas de lunes a sábados, a partir de las 9 y hasta las 19 horas, en la esquina de Alvear y Aristóbulo del Valle, donde se encuentran los sándwiches más elegidos e históricos de la ciudad.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!