COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Itala Condina aún recuerda los festejos de los 75 años de la Escuela 111 de Kilómetro 5. Por ese entonces era la directora del establecimiento y pudo compartir la celebración con toda la comunidad educativa. “Fue precioso. Después del acto de la escuela, al día siguiente, hicimos la cena dentro del SUM y era hermoso ver cómo se abrazaban ex alumnos que hace rato no se veían. Incluso vino gente de otros lados: Buenos aires, Córdoba... Realmente fue una noche preciosa. Por eso queremos que se vuelva a repetir algo así”, recordó en diálogo con ADNSUR.

El próximo 25 de agosto, la primera escuela de Kilómetro 5 cumplirá su centenario. Sin embargo, esta vez no habrá un festejo tan especial, ya que todo lo organizado tuvo que suspenderse por la pandemia del coronavirus que afecta también  a Comodoro.

“Teníamos todo armadito, todo apalabrado en febrero, principios de marzo, pero apareció esto. Lo dejaremos para el año que viene. Será 100, más uno, pero esto no va a pasar así. Tendremos que reunirnos igual”, aseguró la docente jubilada.

La pandemia realmente arruinó el festejo de la Escuela 111. Hace cinco años un grupo de personas había comenzado a reunirse con el objetivo de recordar la escuela y pensar el centenario. Bajo el nombre “Camino al Centenario”, mantuvieron reuniones y activaron un grupo de Facebook para contagiar ese sentimiento de nostalgia que invade a quienes se acuerdan de esos años de guardapolvo.

Tenían todo pensado, desde la cena hasta el acto protocolar, pero con el coronavirus no quedó otra que reoganizarse. Así habrá un pequeño acto oficial donde se celebrará el primer siglo de vida de este histórico establecimiento y también se realizará una collage colectivo, actividad que impulsa la Biblioteca Popular Estación Talleres Kilómetro 5 junto a la Asociación Detrás del Puente.

Por la pandemia, la Biblioteca Popular Estación Talleres y Detrás del Puente propusieron hacer un collage colectivos. Algunos ya comenzaron a pintar.
Por la pandemia, la Biblioteca Popular Estación Talleres y Detrás del Puente propusieron hacer un collage colectivos. Algunos ya comenzaron a pintar.

LA PRIMERA ESCUELA DEL BARRIO

La escuela 111 no es una más en Kilómetro 5; es la primera del barrio. Se fundó el 25 de agosto de 1920 y fue el cuarto establecimiento educativo de Comodoro Rivadavia, luego de la Escuela 24, la de Astra y la de Frontera.

El crecimiento poblacional de Kilómetro 5, a partir de la llegada del ramal del ferrocarril y el crecimiento de la actividad petrolera, fue el motivo que empujó a las autoridades del creciente poblado a fundar esa institución.

Cuenta la historia que nació como Escuela Nacional N° 37 en un galpón de chapa acanalada que aún hoy permanece en pie, y que se convirtió en vivienda familiar, siendo parte del patrimonio histórico de la ciudad.

Ese edificio antes había sido gamela de solteros. Sin embargo, Ferrocarriles Argentinos donó los galpones y se convirtió en un espacio de estudio.

En un principio había un solo maestro que realizaba las tareas administrativas y atendía a todos los estudiantes, hasta que en 1925 asumió como directora Margarita Galetto de Abad, esposa de un empleado del ferrocarril. La escuela había crecido: había distintos grados y otros maestros.

En 1925 Margarita Galetto de Abad, esposa de un empleado del ferrocarril, asumió como la primera directora de la Escuela 37.
En 1925 Margarita Galetto de Abad, esposa de un empleado del ferrocarril, asumió como la primera directora de la Escuela 37.

Galetto de Adab estuvo al frente de la institución hasta 1942 y en la actualidad le da nombre a la calle frentista del actual edificio.

Es que en 1950, durante el gobierno de Juan Domingo Perón, la escuela se mudó a un edificio más moderno, ubicado en la misma zona. El mismo fue construido por el gobierno nacional, de quien dependía el establecimiento, contaba con 10 aulas, sala de música y la casa del director.

El primer lugar donde funcionó la Escuela 111 aún sigue pie. En ese entonces se llamaba Escuela N° 37.
El primer lugar donde funcionó la Escuela 111 aún sigue pie. En ese entonces se llamaba Escuela N° 37.

Por ese entonces muchos chicos llegaban en tren, de otros barrios. La mayoría eran hijos de ypefeanos y ferrovarios.

Fue en 1978 cuando la escuela pasó a manos del gobierno de la provincia, al igual que todos los establecimientos primarios. El cambio no fue solo una mera cuestión administrativa, también incluyó el cambió de número. De 37 pasó a llamarse 111 y luego fue bautizada con la denominación “Mar Argentino”. Pero a pesar de los cambios y el crecimiento, la identidad de la escuela quedó intacta.

RECUERDOS DE UNA DIRECTORA

Itala comenzó a trabajar en la escuela en marzo del 1984 y se quedó hasta que se jubiló en 2004, siendo directora. “Entré a trabajar y me quedé por 20 años. Comencé como maestra de grado, estuve siete años y después tuve la oportunidad de tomar la dirección como suplente. Fue un desafío, le tengo un afecto muy especial por los años que uno pasó ahí”, aseguró.

Recuerdos, afectos y el cariño de los chicos aparecen en la memoria de Itala. Ella nació en Kilómetro 5, pero de muy chica por circunstancias familiares se mudó a otro barrio de la ciudad. Recién a los 12 años comenzó a volver y a los 20 se instaló en la vieja casita de ferrocarril que tenía su padre, hogar que se encuentra a una cuadra de su casa actual.

Al hablar de la escuela Itala no escatima palabras. “Es muy especial para mí. No la conocía antes de llegar pero se aprende a amar el lugar donde se trabaja, sobre todo con la profesión, porque ser docente es algo muy especial. Pero esto también les pasa a los chicos. Muchos en Facebook describen sus recuerdos o publican alguna foto y es maravilloso. A veces se olvidaron de su escuela, pero cuando comenzamos a activar esto del centenario nos dimos cuenta que muchos tienen recuerdos muy lindos y le guardan mucho cariño”, dijo emocionada.

Itala en sus tiempos de directora.
Itala en sus tiempos de directora.

CAMBIAR LOS FESTEJOS

Itala forma parte del grupo que trabajó por el centenario. El trago amargo que impuso la pandemia ya pasó, y no impide que quienes quieren al establecimiento puedan celebrar la fecha, aunque sea con un pequeño acto.

“Será una cosa sencilla afuera, al aire libre. Llueve, truene o caigan cuchillos de punto estaremos ahí en el mástil cumpliendo todas las medidas sanitarias correspondientes y la distancia. Una alumna que escribe muy lindo dirá unas palabras y después descubriremos un par de placas, también vendrá gente de la Municipalidad”, anticipó.

En ese marco, la Biblioteca Popular Estación Talleres de Kilómetro 5 también realizará un collage de afiches. Se trata de un trabajo comunitario que “busca dejar un mensaje en las calles” y que tiene tres objetivos: celebrar un aniversario tan significativo, valorar el patrimonio histórico que significan esos dos edificios, y darles ánimo a quienes la están pasando mal por la pandemia.

Una vez terminado quien haga el afiche podrá subirlo a las redes sociales de la Biblioteca Popular y la Asociación de Rescate Histórico Detrás del Puente, que también organiza la actividad. Luego deberá colgarlo en los paneles de cerramiento de la biblioteca, ubicada en avenida Gutiérrez, casi llegando a la rotonda en el cruce con calle Ferrocarril Patagónicos.

Así todo un barrio celebrará el centenario de una escuela, de una forma distinta, pero con mucha identidad, algo que caracteriza a este sector de origen ypefeano y ferrocarilero.

La escuela de Comodoro que cumple 100 años y lo festeja con un collage colectivo