COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El impacto de la crisis económica desatada por la pandemia y el consecuente aislamiento social en Comodoro Rivadavia se refleja en indicadores bien marcados: el fuerte crecimiento que tuvo la demanda de ayuda social desde el municipio, que en el último mes saltó hasta unas 8.000 personas el número de beneficiarios para recibir asistencia alimentaria; y los acuerdos que empiezan a discutirse para reducir salarios por la baja de actividad, en modelos similares a los que el sindicato petrolero y las cámaras de ese sector buscaban cerrar este lunes, con suspensiones acordadas por 60 días y pagos de salarios que van desde el 50 al 70 por ciento, según el tipo de actividad.

Algunas empresas de servicios ya siguen esa misma modalidad y aplicarán descuentos del 30 por ciento en el salario del próximo mes, lo que tendría una continuidad cuyo plazo total es difícil de definir en las circunstancias actuales.
Cada renglón de la economía presenta sus propias alarmas. En el caso de la ayuda social, el secretario de Desarrollo Social del municipio brindó este lunes datos claros sobre el crecimiento de esa demanda. De 1.000 personas que se asistían normalmente con cajas de alimentos, esa ayuda se elevó entre un 700 y 800 por ciento, según expresó Marcelo Rey.

Se trata de un tipo de consecuencias que suma en ese pedido no sólo a las personas en situación de extrema vulnerabilidad, sino a quienes quedaron imposibilitados de asegurarse un plato de alimento por no poder trabajar durante la cuarentena. Desde electricistas y gasistas, hasta albañiles y empleadas de casas particulares, pasando por empleados públicos provinciales que no cobran sus salarios en tiempo y forma desde mediados del año pasado, con pedidos de ayuda que empezaron a recibirse en el último tiempo, según refirió el funcionario municipal.

300 solicitudes de créditos por unos 35 millones de pesos

El crack económico se extiende hacia otros sectores de la economía. Alrededor de 300 pequeños y medianos comercios de la ciudad se inscribieron para acceder a la línea de créditos lanzada por el municipio, de acuerdo a lo que precisó Guillermo Ceriani, presidente de la Cámara de Comercio de la ciudad, ante la consulta para este informe. La demanda podría exceder largamente la primera oferta de esa línea de asistencia, ya que el directivo estimó que el monto de solicitudes podría sumar alrededor de 35 millones de pesos, es decir 15 más que los 20 millones previstos inicialmente por este instrumento con fondos municipales.

Se trata de líneas de asistencia para el sector de las micro empresas. En paralelo, las que se lanzaron a través del sistema bancario para unidades medias y grandes no terminan de encajar con precisión en las urgencias que impone el momento, lo que se ve reflejado en los cambios y adecuaciones permanentes que el gobierno nacional debe hacer para ajustar esos instrumentos:
“Me prestaron 2 millones de pesos para pagar sueldos de marzo y a proveedores, pero en el mismo momento del depósito me descontaron 24.000 pesos, que es la mitad de un sueldo”, graficó un empresario de la ciudad, al comentar la incertidumbre que todavía se atraviesa: “hoy no puedo decir si vamos a pagar los salarios de abril en su totalidad, porque las ventas cayeron entre un 70 u 80 por ciento y es imposible sacar préstamos todos los meses”, lamentó, mientras esperaba conocer con precisión los anuncios del gobierno nacional durante esta tarde.

En el comercio se habilitó días atrás una discusión a nivel nacional, para evaluar rebajas de hasta el 50 por ciento del salario, en aquellos sectores afectados por la cuarentena y que no pudieron trabajar. El lamento de quienes sí pudieron funcionar en este primer mes de aislamiento obligatorio es que aún así, salvo el caso específico de los comestibles básicos, vieron caer sus ventas en niveles abrumadores.

Preocupación en estaciones de servicio, con 500 puestos de trabajo

Uno de los sectores exceptuados de la cuarentena es el de las estaciones de servicio, pero la crisis impacta en una magnitud sin precedentes: estacioneros de Comodoro Rivadavia estiman que las ventas totales, sumando combustibles y el cierre de los ‘servi compras’ que cuentan estas unidades, cayeron un 90 por ciento.

Esto plantea un serio interrogante para el sostenimiento de los alrededor de 500 puestos de trabajo que ocupan estas empresas en la ciudad, por lo que en las próximas horas comenzarán a evaluar con el sindicato de los playeros, nucleados en SMATA, alternativas para atravesar la situación:
No queremos despedir gente y vamos a agotar todas las posibilidades, pero si tenemos en cuenta lo que se trabajaba hasta hace un mes y medio y lo que se trabaja hoy, el panorama se vuelve muy preocupante”, contó uno de los empresarios, que puso en números locales lo que el sector petrolero de todo el país y del ámbito internacional reflejaron en un nuevo lunes negro, con precios del crudo tipo WTI en valores negativos por falta de lugar para almacenar las existencias actuales.

800 empleos en plantas pesqueras

Otro ámbito en el que se escucharon alarmas en las últimas horas es en el vinculado al procesamiento de la pesca en tierra, ya que la cámara que nuclea al sector anunció que guardará el último embarque de pescado, sin procesarlo, a raíz de las dificultades planteadas por el protocolo de la pandemia.

“Nos dijeron extraoficialmente que quieren reducir salarios en un 50 por ciento y suspender el convenio colectivo de trabajo, pero hasta ahora no hay ninguna notificación oficial, salvo el hecho de que hoy no trabajaron –planteó Oscar Lapalma, secretario general del sindicato de la Alimentación en la ciudad-. Por ahora es extraoficial, pero no creemos que se puedan aplicar medidas tan drásticas como esas, que contradicen lo que está impulsando el gobierno nacional, cuando ellos mismos mostraban hasta hace poco los números de las exportaciones de la pesca de la provincia o lo que estuvieron trabajando durante la semana santa. Podemos discutir y acordar algunas medidas, pero no vamos a renunciar al convenio colectivo ni al acuerdo paritario del año pasado, que todavía no terminaron de pagar”.