COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Hasta el momento no hay un tratamiento que se haya comprobado como efectivo contra el Covid-19 y mientras se espera la creación de la vacuna, en todo el mundo se prueban distintos medicamentos y remedios experimentales.

Según explicaron médicos de la ciudad, a los pacientes con coronavirus se los trata con antibióticos comunes y en algunos casos corticoides, después se ataca los síntomas: bajarle la presión, colocarle oxígeno o ventilador, según lo requiera. En tanto, dos de los tratamientos que están en experimentación y ganan adeptos con el correr del tiempo son la inyección de plasma de pacientes recuperados y el tratamiento con ibuprofeno nebulizado. 

En cuanto al ibuprofeno nebulizado o inhalado, el ministro de Salud, Fabián Puratich, expresó ayer lunes que están evaluando su implementación en Chubut. No se trata del mismo medicamento que se compra en las farmacias, sino que es una molécula especialmente diseñada para colocar en los nebulizadores.

Actualmente el tratamiento se lleva adelante en Buenos Aires, Córdoba, La Rioja y Jujuy, donde aseguran que tienen buenos resultados en pacientes con problemas para respirar, y en Santa Fe se aprobó su uso en los últimos días por presiones de médicos y científicos, como por ejemplo el CONICET que se manifestó a favor de la medida.

En algunas provincias hay pedidos para que se apruebe, y otras directamente dieron la negativa, como el caso de Neuquén donde el gobierno señaló que no lo aplicarán: “Hasta no contar con evidencia sobre su eficacia y seguridad proveniente de estudios clínicos bien diseñados con bajo riesgo de sesgo como los ensayos controlados aleatorizados”, se señaló.

DONACIÓN DE PLASMA

En Chubut comenzaron con la campaña de donación de plasma y ya se aplicó a un paciente en el Hospital de Esquel. Tal como destaca diario Crónica, en estos casos, los pacientes recuperados pueden acercarse los miércoles de 7 a 10 horas en la sede de Cruz Roja, sobre la colectora de avenida Yrigoyen al 1124, para informarse sobre el tema.

Se reciben donaciones de pacientes que lleven 14 días recuperados, deben tener entre 18 y 70 años, pesar 50 kilos y debe tener la cantidad óptima de anticuerpos (que se chequea a través de estudios sanguíneos). El plasma extraído se inyecta a pacientes graves y de esta manera ayuda a los anticuerpos a resistir la enfermedad.