El Centro Johns Hopkins para Jóvenes Talentosos informó que “Joaquín Tenaglia Canut de Tullahoma ha sido honrado como uno de los estudiantes más brillantes del mundo”, a través de un comunicado. Es que Joaquín, nacido en Rosario (Argentina) y de 12 años, obtuvo uno de los mejores puntajes en un examen que rindieron 19 mil estudiantes considerados “gifted” -lo que acá sería superdotados- procedentes de 84 países distintos. Entre ellos, menos del 20 por ciento de los candidatos calificaron para tal distinción.

Si bien nació en Rosario,  por cuestiones laborales su familia se trasladó hacia Pompano Beach, Florida, y a los pocos meses la familia se sorprendió cuando el pequeño niño comenzó a hablar perfectamente inglés.

Laura Canut, desde Tullahoma, donde se mudaron en 2019, relató a Infobae que aprendió mirando dibujitos. "Nuestra idea siempre fue mantener el español en casa". “Siempre fue muy rápido y muy hábil, sobre todo con los números. Desde muy chiquito jugábamos en el auto a sumar y restar números de tres cifras. Él lo hacía más rápido que nosotros, pero todo padre piensa que su hijo es especial. Tener esa habilidad es una cosa y otra muy distinta es que un día te digan que tu hijo tiene una inteligencia superior al 99% de los chicos de su misma edad de Estados Unidos”.

Una mente brillante. Foto: infobae
Una mente brillante. Foto: infobae

En Estados Unidos, cada distrito toma sus propios exámenes estandarizados. En la prueba que le tomaron en tercer grado, Joaquín quedó en el percentil 99. Es decir, dentro del uno por ciento más avanzado del país.

Lo testearon y el diagnostico fue contundente de los especialistas: era superdotado. Un año después, retuvo su percentil 99 e ingresó al programa de talento de la Universidad Duke de Carolina del Norte.

CUANDO LA GENTE ME LLAMA RARO ES QUE TENGO ALGO QUE OFRECER

Joaquín habló con Infobae sobre cómo es su vida al ser considerado uno de los jóvenes más brillantes. A la consulta si le molesta que le digan raro, el niño de 12 años es más que claro. "No, para nada -responde el niño-. Lo tomo como un cumplido porque cuando la gente me llama raro es porque tengo algo que ofrecer o algo diferente a los demás".

“No me preparo de ningún modo para hacer los test. Solo entro y los hago”, asegura sobre los exámenes donde saca increíbles resultados. 

Sobre su futuro asegura, que por ahora “lo único que quiero hacer ahora es jugar, no sé qué voy a ser cuando crezca. Quizás algo que tenga que ver con matemática y en la NASA”, responde mientras comenta al pasar que le llegó una invitación a un congreso de jóvenes líderes al que no asistirá porque cae en vacaciones y porque, en realidad, no le interesa. Después repiensa la pregunta sobre su futuro: “Algo que quiero hacer como hobby es ser youtuber. Jugar videojuegos, hacer videos, cosas así”.