El costo de vida para una familia comodorense de 4 integrantes ascendió a 85.173 pesos en noviembre, contando los gastos para alimentarse y otros servicios esenciales que requieren un hogar, como vestimenta, transporte o esparcimiento. Si además se sumara un alquiler, el valor supera largamente los 120.000 pesos. ¿Cuánto costaba un carro semanal de comida ya cuánto se elevó durante el último año?

El Observatorio de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas actualizó los datos de la canasta básica alimentaria y la canasta básica total de Comodoro Rivadavia hasta el mes de noviembre de 2021. Aunque las conclusiones volverán a mostrar los efectos de la inflación, hay algunos matices llamativos.

La canasta básica total se registró en 85.173 pesos, es decir casi un 43 por ciento más cara que en noviembre del año pasado, cuando se ubicaba en 59.607 pesos. Aunque muy levemente, el dato refleja una merma en la inflación anual, que se viene registrando (en las comparaciones interanuales de cada mes) más cercana al 50 por ciento. 

“Esto se da porque octubre y noviembre del año pasado tuvo incrementos muy fuertes, por encima del 6 por ciento en alimentos y ahora estuvo un poco por debajo”, descrito César Herrera, el investigador comodorense que conduce el Observatorio. 

Empujar el carro (y llenarlo)... una tarea cada vez más complicada.
Empujar el carro (y llenarlo)... una tarea cada vez más complicada.


De todos modos, el pronóstico no es alentador. Herrera advirtió que la mayor demanda de productos en diciembre, típica de las fiestas de fin de año, sumado a los precios del turismo, que en esta temporada apunta a recuperar parte de lo perdido el año pasado, volverán a elevar los porcentuales anuales. 

“La mayor demanda típica de esta época va a volver a presionar sobre los precios –evaluó-, pero además también se está notando un faltante de mercadería, en algunos productos, por un efecto de los controles de precios, lo que vuelve a ' 'la inflación ”.

El economista comodorense advirtió que la canasta básica total, que involucra gastos de comida pero también otros que demanda el hogar tipo considerado en el análisis (una pareja compuesta por hombre y mujer y dos niños) no incluye gastos de alquiler, por lo que en ese caso debe sumar valores que oscilan entre 30.000 y 50.000 pesos mensuales, según el tipo de vivienda. 

Contador César Herrera, del Observatorio de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la Univeridad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.
Contador César Herrera, del Observatorio de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la Univeridad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.

“Tampoco se considera el gasto que puede tener una familia si quiere complementaria su obra social con una prepaga –dijo, a modo de ejemplo-, ni tampoco si en el lugar de educación pública se decide enviar los hijos a un colegio privado”.
Más allá de esas variables, el dato de los casi 86.000 pesos mensuales sirve para medir otro flagelo, ya que los hogares que no reúnen ese mínimo ingreso son considerados por debajo de la línea de pobreza. 

Cuánto cuesta llenar el "changuito"

Si se considera sólo la canasta alimentaria, para la misma familia básica de 4 integrantes, el costo es de 36.581 pesos, lo que significa un 47 por ciento en relación a noviembre del año pasado. En este caso, la medición involucra exclusivamente productos alimenticios, en base a las demandas calóricas de ese grupo de personas, excluyendo otros gastos como la compra de ropa o el pago de servicios.

Los precios tuvieron una desaceleración en noviembre, pero el alivio no se siente en los bolsillos. Foto: elconomista.com.ar
Los precios tuvieron una desaceleración en noviembre, pero el alivio no se siente en los bolsillos. Foto: elconomista.com.ar

A partir de esa referencia, puede pensarse que la familia necesitó en noviembre al menos 9.145 pesos por semana sólo para llenar el carro con alimentos básicos, sin contar elementos de limpieza o higiene personal. 

Ese mismo carro, en noviembre del año pasado, 6.223 pesos, ya que la canasta básica alimentaria ascendía a 24.892 pesos mensuales, según la medición del mismo Observatorio dirigido por Herrera. 

Si se proyecta el mes de diciembre de 2021, con un mínimo del 3 por ciento de incremento en el Indice de Precios al Consumidor, el costo se ubicaría más cerca de los 9.500 pesos por carro semanal. La familia de 4 integrantes que no reúne esa cifra todas las semanas, se encuentra por debajo de la línea de indigencia.

¿Es posible frenar la inflación?

Para el economista David Miazzo, de la Fundación Argentina para el Desarrollo Agropecuario (FADA), el control de la inflación en el país es posible, pero para ello es necesario enfocarse en 3 aspectos principales: reducir la emisión de pesos, gastar menos de lo que se recauda (para lograr equilibrio fiscal) y generar confianza en la economía del país. 
“Para que realmente funcione es necesario que se tomen medidas en los tres sentidos, si no seguimos estancados en el problema”, opinó Miazzo, tras emitir un reciente de informe de FADA.

Mientras no haya medidas de fondo, la inflación seguirá deteriorando el poder de compra de la población. Foto: centraldefondos.com.ar
Mientras no haya medidas de fondo, la inflación seguirá deteriorando el poder de compra de la población. Foto: centraldefondos.com.ar


“Dejar de imprimir pesos. Esto es algo que países vecinos han entendido y han mantenido a lo largo de las últimas décadas, permitiéndoles tener una inflación bajo control. El problema no son los precios, sino los pesos y su pérdida de valor. Justamente lo confirmaman los datos de la evolución de la mesa navideña, donde podemos ver que no sólo subió el precio del asado o el tomate, sino que subió todo, la ropa, la sidra, etc. Sale a la luz que no es el problema de un precio o de una cadena productiva, es el problema de nuestra moneda que pierde valor ”, agregó el economista.

“Medidas como congelamiento de tarifas y de precios de servicios públicos o productos nos ahorran inflación hoy, pero de igual manera la vamos a tener dentro de 2 ó 3 meses. Por eso es importante contar con un plan económico serio, que ataque el problema de fondo de la inflación y no que se tomen medidas parciales e insuficientes como controles de precios, congelamiento de tarifas o cierres de exportaciones, entre otros, sin atacar las causas del aumento de precios ”, añadió Natalia Ariño, economista de la misma Fundación.

Por ahora, todo indica que la inflación seguirá siendo un problema grave en el año 2022, ya que en el presupuesto nacional se proyecta un 34 por ciento anual, una meta no muy sencilla de alanzar. El antecedente cercano así lo indica: el presupuesto 2021 había previsto una inflación del 29 por ciento, pero terminará cerrando, una vez más, muy cerca del 50 por ciento. 
 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!