ISLANDIA (ADNSUR) - Un fotógrafo islandés que grababa una erupción volcánica con su drone perdió por completo el dispositivo, luego de que este se acercara demasiado a la lava y se derritiera.

El hecho ocurrió en las laderas del monte Fagradalsfjall, y fue el primer suceso de esas características en los últimos 800 años.

Gardar Olaffson, profesional de la fotografía, quiso ir más allá de lo que realizaba el común de la gente e introdujo su drone dentro del cráter, pero tras alcanzar una altura demasiado baja, la lava lo derritió.

A post shared by Garðar Ólafs | Iceland 🇮🇸 (@gardarolafsphotography)

Las imágenes, claro está, quedaron vivas gracias a la grabación externa que el dispositivo realiza de las mismas y fueron compartidas por Olafsson en su cuenta de Instagram.

Según los expertos, es la primera vez que sucede un hecho similar en este sistema volcánico desde hace 900 años, siendo la última actividad de esas características registrada en 1240.