Una chamán estadounidense provocó un brutal incendio en California, Estados Unidos, luego de intentar hervir orina de oso para beberla.

41 casas fueron quemadas por el fuego, así como también 90 estructuras más pequeñas, mientras que 2.340 se vieron amenazadas por las llamas iniciadas tras un descuido de Alexandra Souverneva, de 30 años, quien caminaba por el bosque con destino a Canadá cuando sintió sed y decidió preparar su brebaje.

Tras hacer una pequeña fogata decidió no apagarla porque creyó que estaba "demasiado húmedo para que se desate un incendio". Sin embargo, sus pensamientos no eran acertados, y ahora podría cumplir una pena de 9 años de prisión.

Tras verse rodeada de llamas la mujer decidió llamar a los bomberos, y tras ser asistida fue abordada por la policía, que encontró cartuchos de CO2, un encendedor y un artículo "que contenía una sustancia de hojas verdes que admitió haber fumado ese día" entre sus pertenencias.

Según se supo, Souverneva tenía antecedentes relacionados con incendios generados en Estados Unidos y otros países, y se consignó que sufría un "posible trastorno mental" y "abuso de drogas".